El bronceador, la crema solar, la botella de agua, la sombrilla… para disfrutar de unas vacaciones ideales no necesitas muchas cosas. Pero no todo el mundo quiere pasarse las horas nadando, haciendo largos, corriendo de un lado para otro. Hay quien sólo anhela tener tiempo para descansar y desconectar.

Ya estemos en la playa o frente a la orilla de la piscina, mojando solo los deditos de los pies, en algún momento tendremos que salir y mantener el contacto con el mundo que nos rodea. La tecnología es tu aliada. Con estos gadgets no te vas a quedar sin batería, vas a poder grabar los mejores momentos —desde una posición privilegiada— y vas a tener una tumbona para ti solito mientras los demás se pelean buscando su toalla.

Para ti, que prefieres estar tirado a la sombra leyendo, hemos buscado estos ocho ejemplos perfectos que podrás llevarte hasta el borde mismo de la piscina. Tranquilo, no se van a estropear si les cae un poco de agua.

Lecturas de verano

Llevarse un libro físico a la playa o piscina no es una buena idea. Alguien puede lanzarse en bomba y salpicarte y acabar destrozando las páginas de esa joya que tienes entre manos. Para evitar disgustos nada mejor que un eReader, un lector de libros digitales.


ereader

Existen un montón de bazares donde pueden encontrar libros en formato ePub o MOBI y, además, pesan tan poquito que podrás llevar encima 200 o 300 libros sin la preocupación de poner un marcador para saber por donde ibas.

Elegimos este Tagus Da Vinci con 8GB de memoria como podríamos haber elegido un Energy System o un BQ. No tenemos predilección por ninguno, pero sí nos gusta la lectura. Que nadie te chafe un momento clave en tu novela favorita. Con este lector podrás seguir cada pasaje aunque a tres metros tengas un grupo de niños haciéndose aguadillas.

Poniéndole ritmo al verano


altavoz-Bose

No tienes por qué estar escuchando lo que suele por el hilo musical del hotel a todas horas. Ni muchos menos aburrirse sin música. Hoy día existen un montón de altavoces bluetooth, compatibles con tu móvil y portátiles gracias a su batería, con los que podrás ambientar cualquier territorio.

En nuestras recomendaciones hay dos verdaderos todoterreno: el BOSE Soundlink, que ofrece un sonido amplio y homogéneo gracias a su enfoque omnidireccional —es decir, en 360°—, con buenos graves y control de volumen táctil, y el incombustible UE Ultimate Ears.

Ambos cuentan con grado de protección IPX4. ¿Y qué significa esto? Pues que están preparados para soportar un chorro de agua directo, que resisten salpicaduras, ya sea porque se nos haya derramado una botella de agua encima o porque nos está lloviendo encima. No te tendrás que preocupar lo más mínimo de que se te empape, sólo de elegir la música adecuada.


altavoz-UE

Por suerte, estos altavoces también se pueden configurar por Android o iOS, así que podrás asociar tus listas de Spotify y escuchar música con un alcance de hasta 30 metros. Nada mal, ¿verdad?

Hora de grabar la escena

Quienes estamos fuera y no dentro de la piscina podemos grabar todo lo que ocurre con la tranquilidad de que no nos tiran ni empujan nuestros gadgets. Pero eso no significa que no podamos grabar bajo el agua. Incluso practicar algún deporte acuático.


camara

Con una videocámara Sony FDR-X1000VR puedes grabar a resolución 4K —a 3840 píxeles de ancho por 2160 píxeles de alto, para entendernos—, y mandar o compartir las fotos y vídeos mediante WiFi, hasta usar la NFC (conexión de campo cercano) y no preocuparnos por los golpes, el polvo o el agua: es sumergible hasta los 10 metros.

¿Y para qué quieres llevarte una cámara de estas características a la piscina? Para guardar los recuerdos de tus vacaciones como se merecen. De hecho, este modelo es compatible con el control de cámara múltiple, lo que significa que si te vas con varios amigos podéis sincronizar vuestras cámaras y controlarlas con el mando Live View —desde la app de móvil—. ¡Montar y editar en tiempo real como un regidor de televisión! Podrás incluso hacer streaming de tus vacaciones, emitiendo desde Ustream.


camara-2

Si buscas una opción más económica pero también muy versátil, siempre puedes echar un ojo a la JVC GZ, videocámara de 10 MP con batería recargable, estabilizador de imagen, zoom óptico de 40 aumentos y la capacidad de montar en trípode. Y no te preocupes lo más mínimo si se moja: soporta el frío, el calor, el polvo y los chapuzones.

Salvaguardando las cosas importantes

Supongamos que, aunque nos mantengamos al margen de la piscina, alguien nos empuja. O resbalamos. Si nuestro móvil no es sumergible ya te imaginas lo que viene a continuación: acaban de chafárnoslo. Y, con ello, parte de las vacaciones, de lo que tengamos dentro grabado ni salvaguardado en otro sistema.

Evitar este tipo de accidentes es muy sencillo: con una de nuestras recomendaciones, como la funda acuática Seawag.


funda

De hecho, sólo necesitan una bolsa impermeable para tablet y smartphone desde la que podremos tumbarnos en la playa o al borde de la piscina sin temor a que el agua estropee nuestro gadget. Así podrás hacer fotos —e incluso recibir llamadas— y, si alguien decide gastarte alguna broma, sólo tendrás que preocuparte por no ahogarte tú.

Una banda sonora privada

Antes hemos recomendado altavoces, pero hemos dejado a un lado reproductores de música más “privados”, por decirlo de alguna forma. Si queremos leer o editar fotos en la tumbona sin que nadie nos incordie y tampoco molestar nosotros, nada mejor que un reproductor MP3 deportivo.


cascos

Nuestra recomendación es un clásico: los Sony NW-WS413 cuentan en su caja con tapones para natación, soporte USB y brazalete ajustable, para que puedas escuchar música en cualquier parte, a cualquier hora, sin interrupciones. Puedes, de hecho, usarlos incluso mientras nadas en la playa. Además, cuenta con modelos de 4 y 8GB. Tú eliges.

Dame un poco más de energía

Y dejamos para el final uno de los gadgets más importantes: la batería externa. Nadie quiere quedarse sin energía en el momento más inoportuno.


cargador

Con esta powerbank de 10.400 mAh puedes cargar entre cuatro y cinco veces un móvil de gama media, dependiendo de sus requisitos, hasta 10 veces un lector de libros y entre una y dos veces una tablet. Además, al contar con dos puertos USB puedes poner a cargar dos cacharros de forma simultánea.

Que nadie te prive de llevarte buena lectura, música y gadgets de ocio a cualquier parte. Si bañarte no es lo tuyo, ya no tienes excusa: el verano también es para ti.

Tecnología de tú a tú| En la piscina y en la playa, los mejores altavoces portátiles por menos de 99 euros


Etiquetas: