Es sabido que los fabricantes de hardware inician los prototipos de sus productos, antes incluso de la salida al mercado de los actuales, y como no podría ser de otra manera, Intel no es la excepción: a varios meses de la puesta de largo de sus nuevos procesadores Ivy Bridge, se han filtrado algunos datos de la siguiente generación, que no verá la luz hasta 2013.

La tecnología Ivy Bridge llegará, si los retrasos no lo impiden, durante el segundo trimestre del próximo año, siendo CES 2012 el evento en el que podamos obtener las primeras impresiones.

Serán dieciocho modelos los que se pongan a la venta, divididos en chips estándar y de bajo voltaje. A diferencia de la anterior generación, la tecnología está basada en los 22 nanometros, manteniendo el mismo socket LGA 1155 y la denominación Core i5 e i7. Gracias a los nuevos chipset desarrollados para estos modelos, se añade por fin compatibilidad nativa con el estándar USB 3.0, y con la conmutación tecnología Tri-Gate veremos una sensible reducción del ratio de voltaje.

Mucho más difusa es la información filtrada sobre las dos generaciones inmediatamente posteriores a los Ivy Bridge, aunque desde Intel han confirmado que la primera, llamada Haswell, se encuentra en una fase avanzada de desarrollo y continuará con los 22 nanometros, con una GPU mejorada y diseñada, ya desde su concepción, para su uso en dispositivos móviles y smartphones.

Las dos plataformas casi podrían solaparse en su salida al mercado, y prueba de ello es que la empresa de California ya ha empezado a trabajar en los procesadores  Broadwell, que será la primera con tecnología de, nada menos que 14 nanometros y cuya presentación se estima que tendrá lugar a finales de 2014.


Etiquetas: ,