Hace veinte años que nació la web tal como hoy en día la conocemos. Su invención supuso una de las mayores revoluciones en Internet hasta hoy en día, ya que se pasó de una interfaz plana, simple y unidireccional, a otra bien distinta, con hiperenlaces, descargas y documentos fuente.

En 1989 Tim Berners-Lee diseñó, junto a un equipo de físicos e ingenieros, el lenguaje HTML para la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN) en Ginebra, y en marzo de ese mismo año, Berners-Lee redactaba la propuesta de un sistema basado en hipertexto.

En el momento de su nacimiento, no hubo bautizo oficial y no se le asignó ningún nombre, aunque se le solía llamar por varias siglas. Muy poco tiempo después, se redacto una propuesta más elaborada y que incidía sobre varios aspectos que le hicieron tan popular y útil.

En esta nueva redacción, Robert Caillau, el otro padre de la web, adaptó su idea de un hipertexto global al proyecto, y el resto es historia, en las navidades de ese mismo año se presentó el primer servidor web junto al primer navegador.

Dice el tango que veinte años no es nada, pero seguro que muchos de nosotros no concebimos Internet si no es mediante este sistema de “red global mundial”, que es el significado de las famosas siglas.


Etiquetas: