El servicio de Google Street View ofrece vistas de 360 grados de calles de las principales ciudades estadounidenses, y aunque se ha hecho muy popular entre conductores e internautas, está generando una fuerte controversia por la posible invasión de la vida privada y riesgos para la seguridad.

En Marzo, el departamento de defensa de EEUU exigió a Google que retirase las imágenes de los puntos estratégicos militares y bases de ejército por temor a que la precisión y la calidad de las fotos supusieran una amenaza para estas áreas.

Google Street View todavía no está disponible fuera de EEUU, pero la compañía espera poder lanzarlo en Europa en breve. Por este motivo, el supervisor del Sindicato de Protección de Datos europeo, Peter Hustinx, ha manifestado su preocupación respecto al potencial de este programa. “Hacer fotos en todas partes ciertamente va a crear algunos problemas”, ha dicho.

Hustinx, que trabaja para establecer normas comunes sobre la protección de datos y de privacidad entre los Veintisiete, añadió que confiaba en que Google tendría en cuenta las leyes europeas antes de introducir cualquier producto.

Uno de los casos más curiosos es la queja de un hombre que fue fotografiado saliendo de un club de striptease de San Francisco o el de una mujer que se puede ver en las fotos de Google tomando el sol.

Google ha respondido anunciando que está probando un sistema para borrar las caras de las personas que aparecen en las imágenes callejeras. Según ha manifestado el buscador, con el objeto de salvaguardar el derecho a la intimidad probarán la eficacia de un nuevo software que detectará automáticamente las caras para que sean borradas de las imágenes antes de que se cuelguen en internet.

“El propósito de Street View no es mirar a la gente, sino edificios y localizaciones. Obviamente, queremos tomar medidas para proteger la privacidad de la gente y desde el comienzo nos hemos comprometido a hacerlo”, comentó un portavoz de la empresa.


Información cortesía de:


Etiquetas: ,