El mayor partido de la oposición en la cámara baja de París solicitó la opinión del alto tribunal en una consulta sobre la ley que persigue a los usuarios que descargan contenidos ilegales en Francia. La respuesta obtenida es un rechazo rotundo a esta ley, ya que considera que la libertad de expresión y comunicación es uno de los pilares de la Declaración de Derechos del Hombre de 1789, y el acceso a Internet tiene una gran importancia en desarrollo de la cultura y de la participación democrática.

Al igual que ya hizo meses atrás el Consejo de la Unión Europea, han dejado claro que la decisión última de cortar la línea sólo puede corresponder a un juez y no a un organismo creado a tal efecto por el Gobierno. Por su parte, la ministra de cultura del gobierno de Sarkozy ha hecho pública la intención de modificar la polémica ley para que sean los magistrados quienes puedan imponer las sanciones.


Etiquetas: , ,