El Códice Sinaítico fue descubierto por un docto bíblico alemán, Konstantin von Tischendorf, en el monasterio de Santa Catalina, al pie del monte Sinaí (una parte en el año 1844 y otra en 1859). En Leipzig se conservan 43 hojas de este códice; en el Museo Británico de Londres, otras 347, y en Leningrado se encuentran fragmentos de otras tres de sus hojas. En 1975 se supo del hallazgo de ocho a catorce hojas más en el mismo monasterio.

Se estima que el Códice Sinaítico era enorme, pudiendo contener originalmente más de 1.460 paginas, cada una de las cuales medía 40,6 centímetros de alto por 35,5 de ancho. En palabras de Scot McKendrick, director del departamento de manuscritos occidentales de la Biblioteca Británica, “El Codex Sinaititucs es uno de los mayores tesoros escritos del mundo. Marca el triunfo definitivo de los códices encuadernados sobre los pergaminos”.

Pero lo curioso de este volcado en alta resolución en la red, ha sido la manera en que se ha realizado, pues la reunificación virtual del Codex Sinaiticus marca la culminación de cuatro años de estrecha colaboración entre la Biblioteca Británica, la Biblioteca de la Universidad de Leipzig, el Monasterio de Santa Catalina (Monte Sinaí, Egipto) y la Biblioteca Nacional de Rusia, en San Petersburo.

Como hemos comentado anteriormente, las distintas partes y fragmentos del Códice se hayan repartidas entra las distintas instituciones mencionadas, y su unificación solo ha sido posible al hacerse de forma virtual por medio de Internet. Con motivo del lanzamiento virtual del Códice, la Biblioteca Británica ha montado una exposición, titulada “Desde el Pergamino hasta el Pixel: Reunificación Virtual del Codex Sinaiticus”, así como conferencias académicas y diferentes actos.


Etiquetas: , ,