A partir de ahora bastará con llevar un Garrafonix en el bolsillo y hacer la prueba introduciéndolo en la bebida alcohólica, antes de mezclarla con ningún refresco, para saber si nos ofrecen la bebida que realmente estamos pidiendo. Mediante sus sensores químicos en 20 segundos obtendremos el resultado en su pantalla líquida: 100% real o garrafón, permitiéndonos así evitar beber el garrafón y denunciarl

Por el momento no se puede comprar ya que es un prototipo diseñado por Emilio Alarcón para Curiosite esperando pasar a su fase de comercialización, aunque seguro que lo hace muy pronto. Las bebidas alcohólicas que es capaz de detectar son: Johnnie Walker, JB, DyC, Pampero, Brugal y Havana Club, pero ya están estudiando incluir nuevas marcas, pudiendo llegar a detectar unas 20 marcas conocidas.

¿Práctico o una simple curiosidad?


Etiquetas: