int-1La tecnología siempre está avanzando y hay un factor que ha sido denominador común de las principales innovaciones que hemos visto en los últimos años: la conectividad. Vivimos más conectados que nunca, no solo a internet sino a otros dispositivos como por ejemplo una pulsera de actividad o cuando vemos la pantalla de la tele en el móvil.

La conectividad irá a más en 2015 con lo que se ha ido conociendo como el Internet de las cosas. Un nuevo concepto que promete hacernos las cosas más fáciles y aunque suena como algo más propio de la ciencia ficción no resulta tan complejo como parece. Si no sabes de que hablamos, nosotros te explicamos todo lo que debes saber.

¿Qué es el Internet de las cosas?

Imagina por un momento que muchos de los objetos que te rodean están conectados. Sí, cualquier cosa cotidiana que ahora mismo no tiene conexión: la puerta de casa, las persianas, los enchufes o las luces… Cumplen la función con la que fueron diseñados pero ¿y si pudiéramos conectarlos entre sí para crear una red?

Esto es lo que propone el internet de las cosas. Coger las cosas que usamos a diario y ponerles un chip de conexión para poder enviar y recibir instrucciones desde otros dispositivos. A día de hoy hay dos grandes tendencias en este concepto que veremos cómo se desarrolla a lo largo del 2015.

Por un lado tenemos todo lo relacionado con el hogar. Hace unos años la domótica sonaba como algo que iba a revolucionar nuestros hogares pero es algo que no terminó de cuajar debido a los altos costes que implicaba. Ahora, gracias al desarrollo de las conexiones inalámbricas y el precio de los chips es mucho más fácil.

int-3

De momento ya tenemos algunas pequeñas pinceladas como las luces de Awox. Controlar la iluminación de las bombillas o incluso cambiar el color. Desde el móvil, poder activar las luces o por ejemplo instalar sensores de movimiento para hacer un consumo de energía más eficiente.

Aquí entramos en un mundo de posibilidades muy grande que además de hacernos la vida más cómoda harán que reduzcamos ligeramente nuestras facturas de la luz. La otra gran tendencia la encontramos en los comercios y las grandes superficies.

Un día vamos por el centro comercial, paseamos por sus pasillos y, de repente, nos vibra el móvil con una notificación. Es una tienda cercana que ha detectado nuestra posición: sabe que la visitamos hace poco y ahora nos avisa para decirnos que tienen un descuento del 15% para nosotros.

Internet de las cosas también es cambiar la forma de pago: lo que ahora hacemos con la tarjeta de crédito, el año que viene empezaremos a hacerlo con nuestro teléfono móvil de forma segura y más rápida. Poco a poco, el mundo se irá conectando y será más fácil acceder a la información.

¿Qué podré hacer con él?

int-2

Llegados a este punto, es hora de bajar a tierra y explicar qué es lo que podremos hacer con esta tecnología y cómo nos afectará en el día a día. Lo que más notaremos será la primera parte que os hemos explicado hace un momento. Es decir, lo relacionado con nuestro hogar.

Podremos instalar sensores y dispositivos en casa que nos permitan controlar algunos elementos. Por ejemplo, luces inteligentes que se enciendan y se apaguen cuando alguien entre a una habitación. Gracias a los termostatos podremos saber qué temperatura hace en casa en todo momento y ajustarla para no consumir más energía.

Regular la iluminación de las luces, instalar sensores en las ventanas que nos avisen cuando alguien intenta abrirlas desde fuera. A todo esto hay que sumarle tecnologías que ya conocemos como las videocámaras para vigilar a los niños o la posibilidad de controlar nuestra lavadora desde el teléfono. El 2015 será un año apasionante y esta será sin duda alguna una de las grandes tendencias.

Esto no es todo. El gran objetivo de el Internet de las cosas es convertir muchos dispositivos mudos en conectados. Aunque el hogar es la principal aplicación que disfrutaremos, el objetivo es llegar a más sitios y convertir acciones cotidianas en acciones más sencillas. ¿Te imaginas pulsar un botón en tu nevera y que se genere un pedido automáticamente en un restaurante a domicilio con tus platos preferidos? Dentro de muy poco será posible.

Otro de los proyectos más ambiciosos de esta tecnología es lo que se ha definido como “ciudades inteligentes“. Un montón de sensores capaces de recoger información de las calles y hacer más eficientes algunas acciones. Por ejemplo: conocer el estado del tráfico en tiempo real y regular los semáforos para que funcionen de la forma más óptima. Pequeñas aplicaciones para llevar la tecnología a todos los lados.

Veremos muchos usos relacionados con esta tecnología ya que su capacidad para crecer y permitirnos más uso es infinita. Al basarse en la conectividad, es muy fácil introducirlo en todo tipo de objetos y que su sistema de comunicación permita interacciones Sencillas. Si te has quedado con ganas de leer más sobre el tema, estos son los artículos que debes leer:


Etiquetas: