El software en nube o “cloud computing” va ganando adeptos entre las empresas tecnológicas, y la última en subirse al carro ha sido precisamente una de las más conservadoras, la multinacional IBM. Esta compañía, con miles de patentes que generan un gran volumen de negocio, es conocida por su poca disposición a arriesgarse en aventuras tecnológicas de resultados inciertos, y apuesta sobre seguro sólo allí donde existe un potencial de crecimiento a largo plazo.

Por esta razón es de importancia esta noticia, ya que podría impulsar definitivamente esta tecnología aún en pañales. A grandes rasgos, el Cloud Computing es una solución informática para la ejecución de aplicaciones, acceso a información y servicios que no se encuentran físicamente disponibles en el lugar de destino, sino en un servidor remoto accesible desde cualquier terminal.

Para el presidente de IBM en España, Juan Antonio Zufiria, no puede llamarse cloud computing a cualquier servicio de pago que se encuentre en la red, y no representa una revolución, sino más bien una evolución natural de varios modelos que llevan cierto tiempo en el mercado.

Según el plan de negocio de la multinacional presentado esta semana, el modelo de gestión tendrá muy en cuenta esta nueva tendencia. De acuerdo a sus propias estimaciones, el mercado de cloud tendrá un ritmo de crecimiento cercano al 30 por ciento anual.

El objetivo de la compañía será ofrecer servicios cloud en los distintos segmentos de mercado, para el usuario doméstico, para la empresa y para proporcionar infraestructuras que permitan ofrecer el servicio a nivel privado empresarial.

Si todavía nos suena a chino esta tecnología, basta mencionar el sistema webmail de Google o sus aplicaciones ofimáticas en línea para comprender que la nube ya esta entre nosotros.


Etiquetas: ,