Que aparezca este mensaje no es algo tan extraño. De hecho, es el mensaje que nos aparece cada vez que queremos visitar una página web en la que se puede instalar un programa malicioso.

El problema estuvo cuando todos los resultados incluidos en la búsqueda advertían de esa peligrosidad, y todo a pesar de tratarse de sitios catalogados como seguros.

¿Por qué? Google ha sido claro: un error humano. Según la compañía el fallo llegó cuando se actualizó el listado de webs que instalan programas maliciosos en el terminal del usuario.

La advertencia se hizo extensible a todas las webs que rastrea el buscador, en lugar de mantener solo las maliciosas.


Etiquetas: