Lo que empezó siendo un simple desencuentro entre una de las mayores empresas del planeta y la primera potencia de Asia, se ha convertido en un pulso entre dos gigantes.

Las negociaciones entre Google y China sobre la censura en el gigante asiático han llegado a un punto muerto y la firma de Internet acaba de anunciar el previsible cierre del motor de búsqueda, según su propia expresión, al noventa y nueve coma nueve por ciento.

Google ya ha elaborado un plan para cerrar su motor de búsqueda chino y, si bien la decisión podría tomarse pronto, el gigante informático probablemente se tome un tiempo para avanzar con el plan, no sin ates proteger a sus empleados de eventuales represalias de las autoridades.

La noticia de de este alejamiento conmocionó hace pocas semanas a los círculos políticos y empresariales, cuando Google amenazó con abandonar China si no podía ofrecer un motor de búsquedas sin filtros, al estimar que se trataba de una censura contraria a sus principios de empresa. La amenaza se produjo después de ataques de piratas informáticos contra el buscador, originados todos ellos en China.

El país asiático ya advirtió a Google de no desobedecer las leyes del país, con unas contundentes palabras del ministro chino de Tecnología, respondiendo a la pregunta de un periodista sobre si Google debería filtrar entradas, “Si no se respeta las leyes chinas, eres desagradable e irresponsable, y se producirán consecuencias”.

Las negociaciones están aún abiertas, pero el tiempo juega en contra de los dos contendientes, ya que las tensiones han alcanzado un punto crítico.


Etiquetas: ,