Hi5, Tuenti, Fotolog, MySpace, Face Book, Metroflog, etc, etc, etc….Son cada vez más numerosas y sirven para relacionarse, conocer gente nueva, mantener el contacto con nuestros amigos o incluso para ligar.

En los dos últimos años las redes sociales han proliferado de forma increíble, multiplicándose casi hasta la saciedad. De hecho, no hay mes en el que uno no reciba una invitación (en su mayoría creada automáticamente por la propia página) de algún amigo o conocido que nos resume en una frase predefinida y nada suya las ventajas de unirse a tal o cual página.

Lo cierto es que tener amigos en diferentes redes y unirse a varias puede resultar algo agotador. Nuestros colegas ya no se enfadan porque les llamemos de ciento a viento al móvil, ahora exigen incluso que les “firmemos” casi a diario en posts de menos de dos líneas y llenos de contracciones de la lengua castellana. ¿Qué quieres que te diga?: ¡Qué guapo sales en la foto! ¿Y cuándo te vas a hacer una con camiseta y quitando la cara de malote?

Bromas aparte, aunque parece que ciertas páginas como Fotolog o Metroflog triunfen entre un público más joven que se dedica en muchos casos a “interactuar” con sus compañeros de clase como si estuvieran en una discoteca, este tipo de páginas en España parece que cumple una función más socializadora y menos de ligue. Eso, por lo menos, es lo que dice un estudio de las consultoras Xperience Consulting y Findansense, que afirman que un 83% de los usuarios entre 14 y 22 años tiene abierta una cuenta en alguna de estas redes. Y es que vivimos, sin duda, en una era postmoderna en la que el personalismo, el afán por el exhibicionismo narcisista, sinónimo en muchos casos de lo hortera, hace que nos veamos obligados a crearnos un espacio, página, álbum o lugar propio para que todos puedan vernos y comentarnos. Porque en la adolescencia parece que la máxima de “si el resto lo hace, nosotros no vamos a ser menos” rige nuestras vidas.

Sin embargo es indudable la utilidad de estas páginas para poder acceder a imágenes sin tener que enviárnoslas y contactar con gente con la que compartimos entorno o pasado, como hace Tuenti, o contactos profesionales como Neurona o Konnects. Por lo tanto, cada una de estas redes cumple diferentes funciones, según sean libres o necesiten autorización para ser visitadas, según la configuración predomine más hacia la imagen o el texto y según las posibilidades de personalización.

Para entretenernos el fin de semana os propongo un juego de navegación al azar entre estas redes. Vamos a hacer un pequeño experimento: meteos en una cuenta de Fotolog e iros a sus amigos. Entrad en uno al azar, accediendo al espacio de éste y una vez allí os volveis a ir a la sección de sus amigos, entrando en el fotolog de cualquiera de ellos. Podéis hacer esto el número de veces que queráis hasta que encontréis a alguien con una página curiosa o hasta que os topéis con el fotolog de algún conocido. Los resultados sorprenden bastante.


Etiquetas: , ,