Internet puede ser una herramienta muy útil para los jóvenes estudiantes, pero también un espacio donde es muy fácil para ellos encontrar contenido “malicioso”. Lo lógico es que el acceso de los menores a la red se “oriente” mínimamente y se supervise de cierta manera.

Para esto son de mucha utilidad los administradores de contenidos que permiten a los padres impedir el acceso de sus hijos a ciertas páginas, sin embargo no hay nada como la presencia paternal junto a los chavales no sólo para “vigilarles”, sino también para explicarles y guiarles a través de los contenidos digitales.

El uso de las nuevas tecnologías por parte de los adolescentes como “sustitutivos” de las atenciones paternales es algo que, dado el ritmo de vida que llevamos, es entendible, pero no está carente de riesgos. Según un estudio llevado a cabo por el Ministerio de Educación estos entretenimientos están muy presentes entre los chicos de entre 13 y 16 años, ya que El 45% de los alumnos de ESO tendría televisión en su cuarto y el 49% dedica al menos una hora diaria a navegar por Internet.

Asimismo, este estudio, en el que participaron 6.175 profesores y 23.100 alumnos de 301 centros escolares de toda España revela que el 51,8% cuenta con poco o nulo control de sus padres a la hora de utilizar Internet, algo que llama bastante la atención.

En esta etapa tan complicada que es la adolescencia y tan rica para la formación de la personalidad de los futuros adultos las nuevas tecnologías pueden jugar un papel fundamental. La medida en la que se conviertan en influencias positivas o negativas es, en buena medida, responsabilidad de los padres. Así que señores y señoras no se quejen de que sus hijos se sientan horas y horas ante la televisión, la videoconsola o el ordenador, cuando ustedes no hacen nada por sentarse a su lado.


Etiquetas: , , , ,