Si el icono distintivo del portal era la cara de un gato sobre fondo azul, desde hace una semana hemos podido ver en su web ese mismo icono pero con unas lágrimas de despedida. Puede decirse que ya se han quemado las siete vidas, la penúltima a principios de octubre, cuando se reconocía una deuda de más de tres millones de dólares y el pacto con M&A se hizo pedazos en el último momento. Veintidós de sus empleados fueron despedidos entonces.

Era la crónica de una muerte anunciada. No habían pasado ni dos semanas desde los despidos, cuando Jim Kaskade, presidente y CEO de Eyespot, envió un correo electrónico comunicando a todos los usuarios que “Eyespot Corporation will no longer be able to continue serving you”, o lo que es lo mismo, que se cierra, que ya no se van a permitir subir contenidos, ni la subscripción de nuevos usuarios, y que se aconseja a todos aquellos que aún tengan videos en el servidor, hagan la migración a la competencia directa, recomendando que lo trasladen a kaltura o a fliqz, sin hacer mención a YouTube.

Otra víctima más en definitiva, no ya de la crisis, si no de la dificultad de financiación en estos modelos de negocio. Recordemos que gigantes como YouTube y FaceBook, no saben todavía el camino que tomar para sacar beneficios a su idea, a pesar de contar con cientos de millones de usuarios en todo el mundo. Son las paradojas de la web 2.0


Etiquetas: , , , , ,