El fenómeno de las redes sociales ya ha inspirado diversos estudios científicos sobre su impacto en el comportamiento humano y es considerado por muchos como el acontecimiento que más ha influido en las relaciones sociales desde la llegada de internet a nuestras vidas. Como era de suponer, en nuestro país ha calado hondo.

Cual pueblo mediterráneo con clima benévolo, somos mucho más proclives a la interacción social y no podíamos ignorar un foro como este, en el que podemos tener contacto permanente con nuestras amistades y además compartir fotos y videos.

Tanto ha calado que España cuenta con su propia red social, el Tuenti, con más de ocho mil nuevos usuarios registrándose cada día y que ha recibido numerosos premios en la red. El uso de estas redes como MySpace, Tuenti, Facebook, etc, aunque pensadas en un primer momento para un público universitario, han encontrado su mayor filón en los colegios, siendo precisamente aquí donde mayor influencia puede ejercer en el comportamiento.

Un estudio de la Universidad de UCLA incide en la influencia de las redes sociales en el desarrollo de la identidad de los jóvenes. El perfil que introducimos en ellas es nuestro escaparate a la sociedad, elegimos las fotos que más nos favorecen para mostrar una imagen que guste a los demás usuarios.

Esto es muy normal, ya que está en nuestra naturaleza la necesidad de aceptación social que nos contaba Maslow, pero de aquí a inventarnos una personalidad propia en base a los gustos de moda, media un abismo. Según Patricia Grenfield, autora del citado estudio,”la gente ha empezado a tener una vida online”, paralela a la real pero con la ventaja de poder moldearla con premeditación y alevosía desde el ordenador de nuestro escritorio.

Por supuesto que esta influencia no solo ha sido percibida por los intelectuales gafapasta de UCLA, los políticos ya han sabido aprovechar el tirón, y la campaña de Obama supondrá un antes y un después en la forma de hacer campaña. De momento ya podemos tener a nuestro amigo Rajoy y al colega Zapatero en nuestro Facebook.

Telefónica ha lanzado Keteke una red social para móviles y las grandes empresas han empezado a poner sus ojos en algo que hasta ahora no ha sido capaz de generar grandes beneficios económicos a sus creadores. Algo me dice que muy pronto lo darán, pero no son esos ojos los me producen mayor preocupación, sino otros peor intencionados y a los que ponemos barra libre de toda nuestra información vital.

La mayor información está en las propias fotos que colgamos y con una detenida observación pueden darnos datos como la edad, amistades, estrato social, domicilio, lugares frecuentados, preferencias sexuales, aficiones… En fin, para no terminar con mal rollo, os dejo un curioso video de Long Cat que circula por estas redes. Si todavía no conoces a este gato pincha aquí o prueba en Google. La canción es ininteligible pero advierto que el estribillo es muy pegadizo.


Etiquetas: , , ,