Se trataba de la crónica de una muerte anunciada, ya que Microsoft ya anunció el pasado 31 de octubre que pondría fin a todos los sitios de Encarta en el mundo, excepto en Japón, donde Encarta se cerraría el 31 de diciembre.

“El concepto tradicional de las enciclopedias y de los materiales de referencia ha cambiado,” afirma Microsoft en un mensaje publicado en el sitio web de Encarta.

“Hoy en día las personas buscan y consumen la información de una manera sustancialmente diferente a hace unos años”, añade el mensaje. Encarta se puso en marcha en 1993, junto a las referencias tradicionales como la Enciclopedia Britannica.

Si bien al principio estaba disposible para su adquisisció en DVD-ROM y CD-ROM, y creo que todos recordaremos las distintas ediciones que fueron saliendo a la venta, y lo útiles que fueron en su momento (Yo no puedo recordar cuantos trabajos para el instituto hice con la Encarta).

Posteriormente, la Encarta dejó el formato en disco y se hizo accesible para consultar ‘online’ a cambio de una suscripción. No obstante, su popularidad disminuyó gradualmente frente a la Wikipedia, un sitio libre y abierto a la edicición lanzado en 2001. Wikipedia es continuamente actualizada gracias a las aportanciones de los internautas, mientras que en el caso de la Encarta los cambios están apoyados por los editores.


Etiquetas: , ,