Ya está a la venta otro de esos miles de gadgets que tanto nos gustan: el semáforo USB; tan inútil como maravilloso precisamente por eso, su total inutilidad. Un pequeño semáforo que se conecta al ordenador por USB en el que se pueden grabar 10 segundos de voz y que, como todo semáforo que se precie, tiene sus tres luces roja, verde y ámbar.

Su objetivo no es otro que el de mostrar a todos tus compañeros de oficina tu estado de ánimo y nivel de ocupación.

Verde:disponible y ocioso

Ambar: liado pero con tiempo

Rojo: Do not disturb!

Me parece a mí que más de uno va ser molestado y asediado sólo por poner el semáforo en el escritorio. Compañeros curiosos que querrán toquetearlo, juguetear y preguntarte por él, por mucha luz roja que hayas encendido! Si aún así sabes que no puedes vivir sin él, está disponible en gadget-box.


Información cortesía de:


Etiquetas: