Esta iniciativa, integrada en la red “WiFiBUR”, ha sido impulsada por el Ayuntamiento de Burgos, tras el acuerdo firmado con el Grupo GOWEX, empresa especializada en servicios Wireless, para desarrollar y explotar la Red WiFi de las piscinas.

Este proyecto, que se enmarca dentro de las pruebas piloto sobre WiFi Municipal que el Ayuntamiento está llevando a cabo en la ciudad, servirá como banco de pruebas para el futuro despliegue de una Red que cubra gran parte del municipio. Para conectarse a Internet, los usuarios sólo necesitan dos cosas: por un lado, un identificador de usuario y una clave de acceso, que se entregan de forma inmediata en los mostradores de atención al público de las bibliotecas que tienen habilitado este servicio y en el centro de atención presencial al ciudadano, 010, situado en la planta baja del Ayuntamiento y, por otro lado, un dispositivo que soporte el acceso WiFi (ordenadores portátiles, móviles con conexión inalámbrica, netbooks, consolas de última generación, etc,.).

Una vez que los bañistas tienen el usuario y la clave, todo aquel que quiera conectarse a la Red WiFi Municipal sólo tiene que buscar la señal a través de estos terminales e introducir los datos para disfrutar de un acceso a la red sin ningún coste. Precisamente en este último apunte reside la clave que permite a viabilidad del proyecto: pues se trata de una Plataforma de contenidos y publicidad geolocalizada y personalizada en función del propio usuario.

Así se consigue un nuevo canal que permite un innovador modelo de negocio que genera ingresos por publicidad, con contenidos contextuales, de ocio y multimedia.


Etiquetas: