España sólo cuenta con uno de los cien superordenadores con más capacidad en todo el mundo. Se trata de Mare Nostrum que posee el Centro de Supercomputación de Barcelona, que ha bajado al puesto 77 del Top500 publicado esta semana.

La lista que se renueva cada seis meses, es una muestra clara de la rapidez con que crece la capacidad de procesamiento de los superordenadores, pues el Mare Nostrum ocupaba el quinto puesto de esta lista en noviembre de 2006, mientras que ahora ocupa el setenta y siete. El Top500 de este semestre ofrece otras dos novedades relevantes.

Por primera vez, un equipo chino alcanza una posición destacada, y el fabricante de procesadores AMD destrona a IBM en el primer lugar de la lista, aunque abundan, y con diferencia, las máquinas equipadas con procesadores IBM. De hecho, Estados Unidos tiene el 50% de los superordenadores mundiales más potentes y Linux es el programa gestor más utilizado.

Del resto del territorio mundial, Europa tiene en la citada lista 153 sistemas y Asia tiene 50. En el número 1, figura el conocido como Jaguar, emplazado en el laboratorio Nacional Oak Ridge de Estados Unidos. Tras ser actualizado este mismo año con nuevos microprocesadores, alcanza teóricamente una capacidad de cálculo de 2,3 petaflops. (Cada petaflop supone mil billones de cálculos por segundo).

Para que nos podamos hacer una idea, el Mare Nostrum español se queda en 0,094 teraflops (un billón de operaciones por segundo). En el número 2 de la lista figura el Roadrunner (Correcaminos) del también estadounidense Laboratorio Nacional Los Alamos, que se estrenó en el número 1 en junio del año pasado, y que en la actualidad supera los 1,3 petaflops.

El tercer puesto de la lista, también en Estados Unidos, corresponde a Kraken, el primer superordenador con fines académicos en superar el petaflop y que se encuentra en la Universidad de Tennessee (marca actualmente 1,028 petaflops).

En el cuarto puesto aparece el primer superordenador fuera de Estados Unidos, el alemán Jugene, propiedad del Forschungszentrum Juelich (FZJ) y que supera por algunas centésimas el petaflop de capacidad de cálculo.

El chino Tianhe-1, instalado en el Centro Nacional de Computación de Tianjing alcanza 1,2 teraflops, pero su número de núcleos de cálculo es sensiblemente inferior al de sus competidores, y se sitúa en quinto puesto.


Etiquetas: , ,