El mercado tecnológico audiovisual ha estado tradicionalmente dirigido a estimular nuestra vista y nuestro oído, con algunos prototipos y gadgtes minoritarios que han intentado emular o, más bien, desprender olores, sabores…de forma fallida. Sin embargo, al margen de estas incursiones poco relevantes, parece que en los últimos tiempos las tendencias están derivando hacia otro sentido. Y nunca mejor dicho.

Porque la gracia de tener un aparatejo en nuestras manos es, fundamentalmente, probarlo, sobarlo, toquetearlo, manosearlo, apretar sus botones y teclas…Los fabricantes poco a poco se han ido dando cuenta de que la forma de interacción de los usuarios con las tecnologías siempre ha sido, fundamentalmente, a través del tacto.

Lo que parecía algo futurista hace unos años ya está a la orden del día. Las pantallas táctiles, que hasta no hace mucho sólo se veían en máquinas recreativas o cajeros automáticos están llegando a los consumidores finales.  Tras algunos campos como las PDAs o las consolas (Nintendo DS) últimamente la palma se la ha llevado el mercado de los celulares con el exitoso iPhone, que dentro de poco podremos disfrutar en España en su segunda versión, con tecnología GPS y 3G y con él, toda la corte de pretendientes a hacerse con el mercado del “toqueteo móvil”. Tras Apple otras marcas como Samsung o Nokia ya han anunciado el lanzamiento de terminales cuya interfaz se basa en el entorno táctil.

Otros campos de desarrollo son las cámaras digitales, y sobre todo, la informática. A finales de 2009 llegará el Windows 7, el nuevo sistema operativo de Bill Gates que incluirá varias aplicaciones para pantallas táctiles, como poder mover fotos con el dedo, pintar o tocar el piano. Hace un par de semanas podíamos comprobar como desde Microsoft probaban esta tecnología denominada “Multi-touch” con resultados increíbles.

Aún recuerdo cuando en tiempos mozos nuestros padres nos abroncaban una y otra vez por plantar aquellas diminutas huellas dactilares en la pantalla del televisor o en la de aquel voluminoso ordenador de sobremesa. ¿Y ahora? Papa, mamá: “Touché”.


Etiquetas: , , ,