Decir que la maternidad es otro trabajo es una obviedad. Uno lleno de recompensas intangibles, pero que supone no poco esfuerzo y dedicación que sumar a una jornada laboral que ya de por sí resulta muchas veces extenuante. Y aunque las labores del hogar se han visto tremendamente simplificadas gracias a la tecnología (ahí tenemos los robots de cocina y de limpieza), hasta ahora no existe una máquina que pueda ayudar en la crianza. Pero la tecnología sí puede aliviar parte de la carga que la acompaña.

Más allá de las aplicaciones educativas, siempre prácticas para entretener y formar al mismo tiempo, existen pequeñas soluciones diseñadas para simplificar la vida de padres y madres. Un ejemplo claro es la etiqueta localizadora Tile, un pequeño dispositivo Bluetooth de bajo consumo que se puede atar a prácticamente cualquier objeto para tenerlo localizado. Las posibilidades que brinda este aparato a las familias son sumamente interesantes, como veremos a continuación.

Localiza la ropa para evitar extravíos

Tile

Existe una regla no escrita según la cual todos los niños de menos de 10 años van a perder la chaqueta en la escuela. Esto es así y hay que aceptarlo. O no. Porque gracias a Tile podemos tenerla siempre localizada, pudiendo saber dónde está en todo momento. Lo que no puede garantizar es que cuando llegues a ella siga de una pieza, pero eso es otro dilema que también deberá ser resuelto por la tecnología…

Puesto que hoy en día muchos niños en edad escolar ya tienen un teléfono por razones de seguridad (te recomendamos usar uno que permita modificar el acceso a Internet y bloquear ciertas aplicaciones), ellos mismos pueden encontrar su ropa en caso de perderla con solo pulsar el botón. Inmediatamente sonará un pitido en el Tile y podrán encontrar la prenda.

Tile
¿Y si está fuera del alcance Bluetooth? No pasa nada. La aplicación Tile mantiene un registro con la última posición conocida (esto es, antes de perder la conexión con el móvil), enviando dichos datos a un smartphone. En ese caso deberemos ser nosotros quienes usemos la aplicación para encontrar la prenda, consultando en un mapa dónde estuvo antes de que el niño la dejara abandonada.

Los Tile Pro, Mate y Slim, con un alcance Bluetooth de 90, 45 y 30 metros, respectivamente. Dado el tamaño de las aulas, y puesto que cualquier búsqueda “de largo alcance” queda en manos del progenitor, el modelo Slim cumple sobradamente su función. Es además el más fino y ligero, con un peso de 9,3 gramos, así que no molestará en absoluto al pequeño.

¿Se ha quedado la bufanda en clase o la perdió en el autobús? Nunca más tendrás que hacer otro viaje en balde.

Pero también juguetes y teléfonos

Por supuesto, quien habla de ropa también habla de juguetes. O del teléfono móvil de mamá. ¿Cuántos padres no dejan a un bebé viendo dibujos animados en el móvil y en un descuido pierden el teléfono para siempre? ¿Estará debajo de un cojín? ¿Lo llevará el perro en la boca? Etiquetar con un Tile la tableta o el teléfono móvil nos puede ahorrar cientos de euros, por no hablar del disgusto.

El saber que un dispositivo está protegido con un localizador también puede ayudarnos a liberar algo de tiempo. Porque una madre nunca tiene suficiente. Así, en lugar de estar siempre pendientes de dónde deja el teléfono móvil o la tableta, podremos dedicarnos a otros menesteres domésticos.

Y, si de repente desaparece y desaparecerá tan pronto como desvíes la vista, no te quepa la menor duda, pulsando el botón de localización de la app desde cualquier otro dispositivo podremos recuperarlo.

Tile

Además de todo esto, Tile puede facilitar la localización de un niño.

Cabe señalar que Tile no es un dispositivo de localización infantil en sí mismo (porque ya hay aparatos específicos para ello), pero puesto que es probable que no se quite la ropa mientras está jugando con los amigos en un recinto cerrado como un parque infantil (¿estará en los toboganes o en la piscina de bolas?), puede aportar un extra de tranquilidad. En ese caso tal vez podríamos utilizar el modelo Tile Pro, con un alcance de 90 metros y una alarma realmente sonora.

O simplemente, no pierdas de vista tus cosas

Tile

Pero a veces no hace falta más ayuda vigilando a los niños, sino manteniendo la cabeza en el sitio. Demasiadas preocupaciones pueden provocar descuidos, y esos descuidos llevar a pérdidas potencialmente dolorosas. Un bolso olvidado en el bar, un paraguas que nadie vio por última vez, una bolsa de pañales que desaparece justo cuando más la necesitabas…

Un localizador Tile puede solucionar muchas de estas preocupaciones. De esta forma nunca te olvidarás de la comida en el coche, y si lo haces, al menos podrás localizarla rápidamente con la ayuda del teléfono móvil. Y si estás de visita con el resto de la familia y no sabes dónde dejaste el bolso, no tendrás problemas encontrándolo aunque esté bajo una pila de abrigos. Así de fácil.

Tile

Pero el uso de una etiqueta localizadora Tile no solo puede ser práctico, sino que puede ser muy importante desde el punto de vista de la seguridad. Por ejemplo, evitaremos perder medicación necesaria como pastillas para la alergia o inhaladores. Basta con meter dentro un Tile o colgarla de la cremallera de la bolsa.

Es más, si perdemos cualquiera de ellos y no podemos regresar a casa, podemos pedir ayuda a la comunidad Tile o a otros amigos con la aplicación instalada para que busquen el objeto en cuestión. Y si pasan cerca de él, automáticamente les sonará una alarma en el móvil. Es solo un pequeño ejemplo de cómo la tecnología puede evitarnos un susto realmente serio.

Resistente al agua y con batería protegida

Puesto que las etiquetas Tile van a estar en contacto con niños e incluso mascotas, es importante no solo que aporten seguridad, sino que sean seguras en sí mismas. Por este motivo todas ellas ofrecen resistencia al agua. Los Tile Pro y Mate, por ejemplo, aguantan sin problemas salpicaduras y saliva gracias a su protección IP55, mientras que la Tile Slim alcanza un nivel IP57. Quienes precisen una resistencia aún mayor, una buena idea si hay mascotas en la familia, pueden optar por el modelo Tile Sport, que con un nivel IP68 se equipara a los teléfonos móviles más duros.

Hablando precisamente de su dureza, todos los Tile tienen una batería protegida frente a posibles caídas. En el caso de los Pro y Mate la batería se puede sustituir sin problemas (su duración oficial es de un año), mientras que el Tile Slim posee una batería integrada. Este último modelo puede resultar especialmente interesante si hay niños muy pequeños en casa, puesto que no existe riesgo alguno de que puedan extraerla.

Como decíamos, ser madre es básicamente un segundo trabajo. Son muchas responsabilidades y demasiadas preocupaciones en la cabeza como para dejar las cosas al azar. Y aunque no podemos evitar los descuidos, gracias a la tecnología es posible evitar más de un susto. Y por poco dinero, puesto que la gama Tile tiene un precio comprendido entre los 19 y los 34 euros.

En Tecnología de tú a tú | El localizador bluetooth ‘Tile’ te ayuda a que nunca pierdas tus cosas más importantes

Imágenes | Tile


Etiquetas: ,