Poco a poco la nueva Némesis bautizada como crisis económica continúa engullendo todo lo que se le pone por delante. Hemos oído sus pasos durante los último meses, y convivirá entre nosotros, me temo, a lo largo del año que acabamos de estrenar.

Ahora le toca el turno a la prensa escrita digital. Hace solo unos días que hemos desayunado con la noticia del cierre de Adn.es, que es la edición digital del diario gratuito adn, ambos propiedad del grupo editorial Planeta. Si ya es triste la desaparición de un diario, sea digital o en papel, lo es aún más por el incierto futuro laboral que acometerán los 40 empleados de su redacción en Madrid, sobre todo en estos tiempos donde el empleo comienza a escasear.

El cierre no está causado por el proyecto periodístico, es una decisión puramente económica“. Estas han sido las escuetas declaraciones de las fuentes del diario, y se da la paradoja que esas mismas fuentes anunciaron poco antes una previsión de batir su record histórico de lectores en el próximo sondeo de audiencia. Esto es, mientras aumenta la demanda de información disminuyen los ingresos publicitarios en un medio en que se ahorran los gastos de impresión y de papel.

Hoy en día, disponemos de sobreinformación en la red, a solo un click de distancia. El negocio del periodismo no está de capa caída, ya que nunca ha habido tanta demanda de noticias como hasta ahora y de una manera gratuita, debido a la cultura de la gratuidad de contenidos en la red, que ha hecho que la mayoría de los intentos de cobrar por suscripciones a diarios hayan fracasado .

Esto deja a los anunciantes como única fuente de ingresos, y estos prefieren pagar o otros medios distintos a los tradicionales de radio, prensa y televisión. Para añadir más leña a la hoguera, una reciente entrevista a Eric Schmidt, consejero delegado de Google, para la revista Fortune, deja entrever la impotencia, y por qué no, la prepotencia, respeto a las dificultades que están atravesando los diarios digitales.

Según sus propias palabras, “Google dispone del dinero para comprar los periódicos pero eso no resolvería sus problemas“. Analicemos la situación: El buscador Google va incrementando un 30% sus ingresos publicitarios año tras año, y en la medida que esos ingresos aumentan, disminuyen los obtenidos por la prensa, a la que se accede, gratuitamente a través de un buscador. Para rizar el rizo, muchos de los principales diarios digitales pagan a los buscadores para aumentar su tráfico. Enrevesado problema y difícil solución.


Etiquetas: , ,