Al principio éramos bastante desconfiados y permanecíamos escépticos ante su efectividad, pero actualmente comprar on line es una de las funcionalidades de la red que goza de mejor salud. Poder acceder a productos de todo tipo, que no encontramos cerca de nuestros barrios, ciudades o incluso países o llenar el carro de la compra semanal a base de clics son comodidades que cada vez gustan más a los españoles. La venta en Internet parece haberse convertido, por fín, en algo bastante seguro, con sus excepciones, por supuesto.

Esta tendencia creciente a no moverse del sillón para comprar (dejando IKEAs aparte) se ha puesto de manifiesto en dos estudios, que revelan que el 37% de las empresas y el 78% de individuos de nuestro país han depositado su confianza alguna vez en este medio para adquirir algún producto o servicio.

Del otro lado están los que se embarcan en la aventura de vender por medio de Internet, algo que nuestros nacionales de momento no han sabido explotar demasiado. El miedo a que no nos paguen cómo se debe o quizás el desconocimiento de las ventajas que entraña esta forma de comercialización (eliminación de puntos de venta con todo el ahorro de costes que esto conlleva) pueden ser los detonantes. Así, sólo un 26% de personas privadas y un ínfimo 7% de empresas nacionales lo han hecho alguna vez.

Por último, dos datos curiosos: El primero es que los hombres compran on line más imagen y sonido e informática, mientras las mujeres adquieren sobre todo ropa, complementos y cosmética. El segundo, que los catalanes son los que más dinero gastan comprando en la red. En fin, como vemos, algunos estereotipos parecen perpetuarse y otros, quedan echados por tierra.


Etiquetas: , ,