Partimos de un ordenador correctamente configurado en red, con acceso tanto a internet (que nos da igual) como a la red privada de casa u oficina. Suponemos que no disponemos de adaptadores para conectar las impresoras en red de forma autónoma. Con lo que tendremos que hacer uso de un ordenador al que estará conectada la impresora en todo momento. Ese PC actuará como proxy de la red para poder dar soporte a la compartición de la impresora. Por tanto estamos con un ordenador con impresora conectada y drivers instalados, ya podemos proceder a la configuración de compartir impresora.

Procedemos a habilitar la compartición en red de la impresora. Pinchamos en Inicio—>Impresoras y faxes—>clic derecho sobre la impresora que queremos compartir y elegimos la opción “Compartir”. Ahora en la pestaña “Compartir” le damos a “Compartir esta impresora”. Ya estamos listos para poder detectarla en los otros PC´s de la red.

Ahora nos vamos a cualquier ordenador perteneciente y conectadoa la red que tengamos en casa u oficina. Le damos al asistente de agregar impresoras en Inicio—>Impresoras y Faxes—>Agregar Impresora. Seguimos le tutorial y tenemos la opción de instalar los drivers de la impresora para poder tener acceso a todas las opciones como si la tuviésemos enchufada virtualmente, o simplemente dejar que windows coja automáticamente las librerías necesarias para detectarla como impresora genérica y darle funcionalidad con menor control de parámetros adicionales. Es recomendable dejar que windows autoinstale la impresora.

Una vez terminado el asistente, tenemos la impresora configurada perfectamente. Imprimimos una página de prueba para probarla y verificar su correcto funcionamiento. Es probable que si es por WIFI sea más lento el preprocesado de impresión, de manera que no os impacientéis si tarda en salir la ventana de impresión cuando mandéis algún documento a la cola de impresión.


Etiquetas: ,