Poco a poco, las grandes empresas del sector tecnológico apuestan de manera decidida por el fenómeno, no tan novedoso como puede parecer, del llamado “Cloud Computing” o computación en nube.

Microsoft y Fujitsu compartirán centros de datos en todo el mundo para alcanzar a Google y a otros pioneros de este sistema de almacenamiento virtual de datos y de los programas por Internet.

Los de Redmond, más débiles en soporte, combinarán sus programas con el servicio a clientes de Fujitsu, que opera en casi cien centros de datos distribuidos por todo el planeta.

Por su parte, Fujitsu comenzará a albergar este año nodos de Microsoft en su centro de Japón, al que seguirán instalaciones en Estados Unidos, el Reino Unido y Singapur.

A principios de este año, Microsoft introdujo Windows Azure, que da acceso a software Windows por internet a empresas, usando centros de datos propios, además de abrir enormes complejos de sistemas computacionales el año pasado en Chicago y Dublin.

Según previsiones, el mercado del cloud computing, crecerá a cincuenta mil millones de dólares en tres años, casi el triple de lo actual, y nadie quiere perderse una tajada del pastel.


Etiquetas: ,