Allá por el 2006, Apple empezó a lanzar una serie de anuncios de TV, principalmente orientados al mercado estadounidense bajo el lema “Get a Mac”, en los cuáles la marca de la manzana explicaba las bondades de sus ordenadores, sistema operativo y novedades, por medio de compararse a si mismo con un PC. Ambos ordenadores son encarnados desde el primer anuncio por el cómico John Hodgman (que hace de PC, con un parecido más que cercano al fundador de Microsoft Bill Gates, y vestido de riguroso traje) y el actor de Hollywood Justin Long (que encarna al Mac, y caracterizado muy al estilo de Steve Jobs, es decir, jeans, camiseta y deportivas).

Lo que en 2006 representaban anuncios por parte de un pequeño competidor, que se fijaba en el líder del mercado para convencer a los consumidores de por qué dar el cambio, pues para la mayoría el mundo Mac representaba algo totalmente desconocido y que levantaba todo tipo de temores, con el paso del tiempo, y a medida que Apple ha ido comiendo parte de la tarta (de manzana) del sector, Microsoft ha tenido que reaccionar.

Especialmente acentuada con el debacle de su último sistema operativo, el desafortunado Vista, que ha acentuado el malestar entre los consumidores y ha permitido a Apple, no solo incrementar sus ventas, sino mejorar su imagen. Tras 60 diferentes anuncios desde 2006, recientemente Microsoft decidió lanzar una agresiva campaña de 300 millones de dólares, con el único objetivo de mejorar la imagen de Vista, y por ende, la imagen de la compañía.

Dentro de la campaña, se lanzaron un par de anuncios con Bill Gates y el cómico Seinfield, que por cierto nadie fue capaz de entender (os animo a verlo y sacar vuestras propias conclusiones), así como otra serie con el lema “I’m a PC”, siendo una respuesta clara a los anuncios que Apple, y según Microsoft con el objetivo de mostrar al mundo que es realmente un Pc, y luchar contra según ellos, la imagen distorsionada que Apple estaba ofreciendo al mundo.

La respuesta de Apple no se ha hecho esperar, con su último anuncio “Bake Sale”, en la cuál dejan en ridículo la costosa campaña publicitaria orquestada por Microsoft, y con un mensaje muy claro: Microsoft está horneando sus ventas, o dicho con otras palabras, se están gastando demasiado dinero en la campaña publicitaria en vez dedicarlo a arreglar Vista. Os animo a ver el video, que desgraciadamente únicamente se encuentra en inglés (todavía), y disfrutar con la peculiar forma que tiene Apple de publicitarse con un toque de humor.


Etiquetas: ,