Las pilas recargables son un elemento que en fotografía era imprescindible hasta la llegada de las baterías de ion-litio. Aún hoy día en la gama baja de fotografía digital, una vez extinguida la analógica, se antojan imprescindibles.

Igualmente para los mandos de las consolas de videojuegos, los mandos a distancia de todo tipo de aparatos electrónicos la mayoría de aparatos de bajo consumo y portables el futuro se basará en las baterías recargables integradas. Mientras tanto hay que seguir unas pauta para elegir las pilas recargables. Fundamentalmente hay dos conceptos, el consumo medido en miliAmperios Hora (mAh), este parámetro en todos los casos y formatos de pilas, cuanto más alto mejor. A día de hoy se pueden llegar a encontrar pilas de hasta 3800mAhen el tamaño AA y de casi 2000mAh en el tamaño AAA.

Evidentemente hablamos de pilas de Ni-Mh que tienen un efecto memoria muy inferior a las, ya difícilmente encontrables y contaminantes, de Cadmio. El siguiente paso serán las de ion litio, pero por ahora la disponibilidad para el sector de consumo masivo es inapreciable.

El otro factor a considerar es el cargador de pilas a usar, existen cargadores ultrarápidos que en media hora completan el ciclo de carga y otros que tardan unas 4 horas en realizar el ciclo de carga. Esto ya depende de las exigencias de cada uno y de si quiere pagar más o menos dinero por esa velocidad extra de carga.

Las pilas más reputadas a día de hoy son las Eneloop de Sanyo, pero evidentemente toda pila recargable de marca reconocida que se ajuste a los parámetros descritos en este consejo permitirán un uso estimado de 1000 cargas, que suele ser la vida útil de estas baterías de bolsillo.


Etiquetas: , , ,