En vísperas del 2010, año en que se suponía que el despegue de los discos duros de estado sólido (SSD), sin componentes mecánicos de lectura, nos encontramos con la grata sorpresa por parte del mayor fabricante de estos dispositivos, Seagate, de un disco duro que reduce su grosor.

Porque ya se conocía la existencia de discos duros de 3,5″,2’5″ e incluso 1’8″ que llevan algunos portátiles, pero el eterno problema del grosor seguía quedando patente. Con este disco duro de 7mm de alto, Seagate consigue rebajar entre de un 25% a un 40% el tamaño de los mismos, permitiendo portátiles más finos e incluso Media Center’s más pequeños.

Los discos SSD siguen sin despegar a pesar de sus ventajas que no usan cabezal de lectura, que evitan los sensores de aceleración que suelen llevar los discos duros en los portátiles convencionales para evitar pérdidas en caso de cáida, que permiten velocidades de lectura algo más altas, que emiten menos ruido y elevan algo menos la temperatura.

Pero el precio elevado aún no compensa todas esas ventajas, y por ello Seagate ha lanzado al mercado esta pequeña maravilla, que pronto veremos en todos los portátiles de menos de 13 pulgadas del mercado.
Han conseguido enclaustrar hasta 250 gigas en ese tamaño, algo más que suficiente a día de hoy para cualquiera de los miniportátiles que inundan los centros comerciales.

Su único inconveniente es que la velocidad de acceso se mantiene como en los discos duros de gama media-baja con unas 5400rpm, lo que los hace ideales para ordenadores de reducidas dimensiones, prestaciones y coste porque no necesitarán rendir mucho más allá.

Este disco llamado Momentus Thin pronto dará que hablar y será clonado por el resto de fabricantes a buen seguro durante 2010.