Una vez que las memorias USB han sustituido por completo las extintas funcionalidades del legendario diskette de 3’5 pulgadas (parece que fue ayer cuando aún Windows se instalaba a base de diskettes de 3’5 uno tras otro), ahora más que intentar mejorar las básicas funcionalidades de un Pen Drive USB, se recurre a diseños estrafalarios que calen en el público y hagan atractivo un producto cuya función es esencial en el día a día del mundillo tecnológico.

Los USB que acompañan la foto de este artículo son manos modelables que permiten darle toda la originalidad o zafiedad que queramos a nuestra memoria USB. A falta de poder etiquetar externamente los Pen Drives, no está de más una forma alternativa de identificarlos y distinguirlos unos de otros.

Pero, como siempre ocurre en estos casos, la tecnología y el diseño suelen estar peleados con el ususario por culpa del precio, y es que pagar 26€ por 2Gb de memoria, viendo los precios actuales, es algo descabellado por muy graciosos que parezcan estos útiles artilugios del día a día.


Etiquetas: ,