Northrop Grunman es una de las mayores empresas proveedoras y desarrolladoras de armas tecnológicas y en consecuencia el primer abastecedor del ejército Estadounidense.

Recientemente han anunciado estar en disposición de la tecnología que permite trasladar los láseres de la ficción en una cruda y dura realidad. Lo que por un lado puede alegrar por ver como la ficción no estaba tan desencaminada en películas como Star Wars 25 años ha, por otro lado muestra las miserias humanas en un futuro que puede destruirnos.

El hito conseguido no es más que un láser de estado sólido alimentado con una potencia suficiente como para ser destructivo en una confrontación real. Con unidades que parten desde lso 15Kw a los 100Kw, Northrop Grunman se jacta de poder desintegrar al enemigo al cambiar las normas del juego militar. El nombre dado a estos láseres de estado sólido es FireStrike y será la piedra angular del futuro de la compañía en esa línea de investigación.

El problema actual que presentan es que esos requerimientos de energía tan elevados no permiten su portabilidad, recurriendo a su montaje en tanques para darle versatilidad. Por ahora sólo se puede generar un haz continuado de gran potencia. Y si se puede decir algo bueno del avance es que funcionará en base a electricidad como combustible, resultaría peculiar que en mitad de una guerra te quedases sin batería para disparar, los tiempos cambian y cómo.