Vivimos en una época en la que, guste o no, el uso de dispositivos ópticos tales como CDs y DVDs ha entrado en absoluto desuso. Los sistemas de almacenamiento de datos más populares actualmente son las memorias flash (popularmente conocidas como pendrives), las tarjetas de memoria (principalmente SD y microSD) pero también, sobre todo en hogares, los discos duros externos. Lógicamente, comprar más discos duros internos es una opción, pero no es la más cómoda en ocasiones.

Un disco duro externo no es más que un disco duro de toda la vida enclaustrado en una caja externa que, a través de una conexión directa al ordenador, permite almacenar todo tipo de archivos y documentos de forma segura. Vamos a conocer sus detalles y qué tipos de disco duros externos podrás escoger en El Corte Inglés.

Las características a tener en cuenta a la hora de comprar un disco duro externo

Existen gran variedad de discos duros externos para escoger en El Corte Inglés, todos y cada uno de ellos pensados para un tipo de usuario concreto: algunos más simples, otros más completos, otros de diseño, otros pensados para trabajar. Tenemos que advertir que estos dispositivos suelen ser realmente sensibles: una caída accidental al suelo desde cierta altura puede ser la última. Debemos extremar medidas a la hora de manipularlos.

Sus capacidades, formatos, tamaños, diseños, conectividades y forma de funcionamiento, determinarán los mejores usos que podremos darles según nuestras necesidades particulares. Vamos a detallar cuáles son las características que podrás encontrar en un disco duro externo de El Corte Inglés actualmente:

Tamaño físico del disco

Existen discos de varios tamaños, en función de las necesidades concretas del usuario. Por ejemplo, los más comunes son los de 2,5” (pulgadas), que se usan, generalmente para almacenar datos y moverlos de un dispositivo a otro, ya que son los más cómodos y portátiles. También encontramos los discos duros de 3,5”, que son algo más ostentosos y se suelen usar en sitios fijos del hogar (al necesitar corriente externa normalmente).

 

Diseño

Generalmente, un disco duro externo suele usar una carcasa con acabados plásticos, pero es realmente frecuente encontrar ediciones especiales que usan materiales más resistentes o duraderos como goma o aluminio

 

Capacidad interna

Un disco duro externo se mide, ante todo, por su capacidad. El espacio de almacenamiento más habitual en los discos duros externos es de 1 TB, es decir, 1.024 GB de almacenamiento. Eso sí, ya vienen pegando fuerte las opciones de 2 TB, 3 TB, e incluso sistemas de almacenamiento avanzados de 6 TB. El usuario es quien decide cuanto espacio necesita. Hay que tener en cuenta que para los discos de mayor capacidad conviene hacer particiones, por seguridad y también por la flexibilidad que eso nos da como usuarios, almacenando en cada una diferentes tipos de datos.

 

Medio de almacenamiento

Igual que ha sucedido con los discos duros internos, recientemente los modelos de conexión externa también se están actualizando a la tecnología de memoria de estado sólido o SSD. A diferencia de los discos duros clásicos, que utilizan componentes mecánicos para girar los platos de almacenamiento magnético y mover el cabezal encargado de la lectura y la escritura, las unidades SSD externas utilizan chips de memoria.

Estas unidades poseen algunas ventajas muy importantes frente a los discos duros tradicionales. Son totalmente silenciosas, consumen mucha menos energía y son además muy, muy rápidas. Increíblemente rápidas. También son mucho más resistentes a las caídas, puesto que no contienen piezas móviles que se puedan romper con un golpe. Por contra, resultan mucho más caros, por lo que suelen considerarse una opción muy exigente o incluso profesional.

 

Conectividad

En el 90% de los discos duros externos actuales encontraremos como método de conexión principal la conectividad USB 3.0, que otorga una capacidad de transferir datos a 5 MB/s entre un ordenador o dispositivo compatible con este protocolo. El resto de discos duros portátiles suelen usar USB 2.0, conexión LAN/Ethernet e incluso Wi-Fi. El futuro está puesto en la nueva conexión USB-C , que es minúscula, potencialmente mucho más rápida que el USB 3.0, compatible con la última especificación Thunderbolt y reversible. El número de discos compatibles es todavía reducido, pero ya hay varios modelos muy interesantes.

Formato

Normalmente, los discos duros externos suelen ser compatibles con un amplio rango de ordenadores, sistemas operativos y reproductores multimedia. Cuando viene con uno de fábrica, el formato de su sistema de archivos suele ser NTFS (FAT y FAT32 están ya en desuso), que es el estándar de Windows y suelen usarse en la mayoría de dispositivos comerciales actuales, aunque también es posible encontrarlos o convertirlos a formatos específicos para usar en sistemas macOS (APFS), Linux (ext) y a otros más especializados como exFAT.

 

Características energéticas

Prácticamente todos los discos duros externos actuales, sobre todo los de 2,5”, cuentan con la capacidad de aprovechar la energía eléctrica que les proporciona la conexión USB 3.0, que es de 5 V y 1 A. Aun así, por comodidad, los discos duros externos de mayor tamaño suelen incluir adaptadores de conexión a la red eléctrica, ya que están pensados para situarse de forma fija en una mesa o escritorio. Esto les aporta la garantía de funcionar como un aparato electrónico independiente más si no es necesario el uso obligatorio de una conexión USB.

Cuestión de usos

¿Qué tipo de usos podríamos darle a un disco duro externo? Bueno, aunque esta respuesta es bastante personal, vamos a aventurarnos a hacer una pequeña recopilación de ideas, aunque sea a modo orientativo:

 

Almacenamiento fotográfico

Nuestras cámaras, smartphones o tablets actuales suelen producir archivos fotográficos de gran tamaño, debido a su alta calidad. Una vez llena la tarjeta de memoria del dispositivo donde realicemos las fotos es vital poder volcarla a un disco duro para poner las fotos buen recaudo, y si eres profesional del mundo de la fotografía, ya sabrás que los archivos RAW de tu cámara devoran tarjetas y discos duros de forma compulsiva.

 

Almacenamiento de vídeos o películas

Almacenar vídeos de nuestras cámaras, smartphones o tablets es si cabe aún más prioritario que almacenar fotos, sobre todo si hablamos de vídeos en resolución FullHD o 4K/UHD, ocuparán una buena cantidad de espacio en tus tarjetas de memoria. También podremos almacenar películas digitales y así ahorrar espacio en nuestra videoteca.

 

Almacenamiento de juegos

Hoy en día, además de poder comprar juegos en formato físico en las tiendas, se están popularizando las plataformas de compra de juegos digitales, que en algunos casos nos permiten descargar de forma íntegra los juegos para instalarlos en nuestros ordenadores. Un disco duro externo es el mejor aliado a la hora de mover y almacenar esos pesados archivos.

 

Almacenamiento de programas de ordenador

Antiguamente debíamos almacenar cientos de CDs o DVDs con programas de ordenador específicos para nuestros trabajos o estudios, con enciclopedias, etc. Hoy en día tenemos la oportunidad de crear un catálogo de programas en un simple y portátil disco duro externo. Se acabaron las estanterías llenas de discos.

Almacenamiento de documentos

Para los estudiantes de facultades e incluso institutos y colegios es vital poder contar con un equipo informático, pero más vital aún es poder contar con un lugar donde almacenar, de forma segura, todos los documentos y archivos gráficos que necesitarán a lo largo del curso o de la carrera. Un disco duro externo es imprescindible en estos casos. También podemos aplicar esto a cualquier trabajador que use un ordenador de forma habitual en su empresa.

 

Copia de seguridad

Uno de los usos más inteligentes que podemos darle a un disco duro externo, sin duda, es el de reservarlo como copia de seguridad o back-up de archivos. Así, ante cualquier accidente, borrado inesperado, catástrofe o pérdida inexplicable de archivos importantes en nuestro ordenador principal, tendremos la tranquilidad de saber que contamos con una copia en un disco externo.

Centro multimedia y grabador de TV

Otra de las vertientes más populares de uso de un disco duro externo es la de centro multimedia para disfrutar de todo tipo de contenidos en nuestro televisor. Existen modelos específicos preparados para conectarse al televisor mediante conexión de vídeo HDMI e incluso Wi-Fi, pero la solución más práctica y rápida pasa por conectar el disco mediante USB al televisor, ya que actualmente todos los televisores cuentan con este puerto.

Aunque ojo, porque es posible que no todos los puertos USB del televisor puedan proporcionar la electricidad necesaria para alimentarlo, en cuyo caso deberíamos pensar en comprar uno con conexión a la corriente.

También podemos usar nuestro disco duro externo como grabador de programas de TV en la mayoría de televisores modernos, aunque cada televisor será el que impondrá las condiciones para almacenar estas grabaciones (incluso podría ser necesario formatear el disco en algunos casos).

 

Discos duros externos para todos en El Corte Inglés

Una vez explicadas todas las posibles características a tener en cuenta en un disco duro externo y todos los posibles usos que podríamos darle, es hora de conocer a una selección de los candidatos que más te puedan interesar dentro de la gran variedad existente en El Corte Inglés:

 

Toshiba 2 TB

discos duros externos

Discos Duros Externos

Maxtor M3 1 TB

discos duros externos

Discos Duros Externos

Apple Time Capsule 3 TB

discos duros externos

Discos Duros Externos

SSD externa Samsung T5 250 GB

discos duros externos

Discos Duros Externos

Western Digital My Cloud 6 TB

discos duros externos

Discos Duros Externos

LaCie Porsche Design 4 TB

discos duros externos

Discos Duros Externos

SSD externa Western Digital My Passport Wireless 1 TB

discos duros externos

Discos Duros Externos

Western Digital My Passport Ultra Metal 2 TB

Discos Duros Externos


Etiquetas: , , ,