Corría el año 1998, cuando Sony apostaba por su estándar en tarjetas de memoria flash. La generalización de las cámaras digitales y su unión con Ericsson en la venta de móviles le hizo pensar que tendría un montante suficiente de dispositivos en el mercado como para imponerse al resto de fabricantes, y de esta manera hacer que otras compañías se adheriesen al formato Memory Stick.

En aquel entonces emergían las memorias Multimedia card, precursoras de las Secure Digital actuales. Y ya se fraguaba el estándar de Olympus y Fujifilm, el XD picture, que aún sobrevive con mucho menor éxito incluso que el formato de almacenamiento que Sony va a comenzar a dejar de usar paulatinamente en sus dispositivos. Las tarjetas compact flash tenían y tienen un uso más profesional, en otro segmento de mercado.

Más de 10 años después, Sony muestra movimientos inequívocos de el abandono de su formato. No se pueden ganar todas las guerras, perdieron la del video beta, ahora ésta, pero han ganado la batalla por el soporte físico de alta definición, el BluRay disc. Los nuevos móviles Sonyericsson presentados la semana pasada al mundo, Saito, Aino y Yari vendrán de serie con slot para tarjetas micro SD.

Esta decisión viene provocada por las pérdidas del primer trimestre de 2009 de más de 350 millones de euros. Han deducido que el hecho de montar slot de memory stick les resta compatibilidad porque los usuarios no pueden reutilizar las tarjetas de memoria que ya poseen para otros dispositivos similares o anteriores.

Por ahora seguirán usándolo en sus cámaras digitales, pero no han querido que la nueva PSP Go que será lanzada a mediados de Octubre lleve soporte de tarjetas de memoria, incorporando de serie 16GB flash. Desperdiciar el filón de ventas de PSP para apoyar su formato es otro punto delatador e inequívoco de la tendencia a la baja dentro de la propia empresa por el formato propietario.


Etiquetas: