Lo fabrica una empresa china llamada Golden Dragon Group, con el nombre de e-cigarette Ruyan y en los próximo días se pondrá en venta en las farmacias españolas, después de triunfar en países como Israel, Turquía, y Australia, además del país de origen, donde se producen 300.000 unidades por año desde 2003.

El dispositivo sirve para dejar el hábito de fumar de forma progresiva, administrando pequeñas dosis de nicotina, intentando emular la experiencia de fumar. Están formados por un microprocesador y un atomizador para combinar la nicotina con aire desde un pequeño cartucho.

Una pequeña batería hace posible esta mezcla, por lo que no existe ningún tipo de combustión, y es necesario cargarlo como si de un teléfono móvil se tratara. Parece ser que el humo que emite no es tóxico y se compone en gran parte de vapor de agua, y una luz roja nos indica que ya se ha fumado suficiente nicotina por sesión. Al no contener alquitrán ni monóxido de carbono, no resultaría cancerígeno.

Representaciones Pastor es un empresa de valencia que se ha hecho cargo de su distribución en España, y el precio de venta el público podría en en torno a 150 euros.


Etiquetas: , ,