La tecnología Li-ion tiene el problema de que sus tiempos de recarga son bastante altos, pero esto podría quedar atrás con el avance que han hecho unos estudiantes del MIT, que han descubierto como lograr tiempos de carga y descarga de segundos en lugar de horas.

Ésto lo han logrado modificando la estructura de la superficie de la batería, de forma que los iones de litio se puedan mover mucho más rápido. De este modo, en menos de 20 segundos se podría recargar completamente una batería, con la ventaja de que además el cambio de la estructura en la superficie hace que la vida útil de la batería se alargue, pues la estructura no se degrada tan rápidamente y tambien permitiría crear lo que a muchos les importa también, baterías más pequeñas y ligeras.

Se calcula que en un par de años esta tecnología podría estar en el mercado, aunque eso sí, ya tienen un prototipo construido y han licenciado a varias empresas para que empiecen a implementarlo en sus productos.


Etiquetas: