Ante la extendida idea de que dormir supone una pérdida de tiempo, especialmente en el mundo de los negocios, se está empezando a extender una nueva corriente de pensamiento que no solo contradice la anterior idea, sino que además alaba las beneficiosas influencias sobre la creatividad y el rendimiento que dormir produce.

Siendo consecuentes con estas ideas, algunas empresas han empezado a promover y potenciar entre sus trabajadores la siesta como elemento potenciador de la capacidad creativa. Así, por ejemplo, Google ha instalado Energypods, unos sillones de cuero con capuchas en forma de huevo que impiden el paso de la luz y el ruido, y que permiten a sus empleados poder echarse una siestecita.

Y no ha sido la única, otras empresas como Cisco System y P&G, también han seguido el ejemplo de Google e instalado estos dispositivos para sus empleados.

Y es que a diferencia de lo que muchos piensan, echarse una siesta no es un periodo de tiempo muerto, sino que nuestra mente emplea ese tiempo en clasificar y reorganizar ideas en nuestro cerebro, con lo que se facilita la posibilidad de ser más creativo, pensar en nuevas vías para solucionar problemas, o simplemente percatarse de detalles que antes habíamos pasado por alto.

Así, parece ser que los americanos han descubierto lo que aquí en España sabemos desde hace tanto tiempo, que la siesta no es tiempo perdido, sino bien invertido.


Etiquetas: