Éste es el nuevo anuncio de Samsung, uno muy lejos de lo común. En ella han hecho algunas pruebas sobre una configuración de 24 discos SSD en RAID.

La memoria total de los SSDs fueron de 6 TB, cada uno con 256 GB, pero mucho más importante son las tasas de transferencia: hasta 2 GB/s de la configuración completa, frente a los 100 o 130 MB/s que en la actualidad suele tener un disco duro doméstico de los más convencionales.

El resto del PC también está a la altura, con dos CPUs Intel QX9775, los más caros del mercado, dos ATi 4870×2 y un par de fuentes de alimentación de 1.000 vatios únicamente para dotar de energía a todos los SSDs.

Además, para conectarlos todos a la vez han necesitado crear un controlador específico que no se vende en el mercado. Llevar un experimento como este en nuestras casas resulta resulta inaccesible e ilógico por dos razones, pues casi seguramente cada unidad de SSD valdría 1.000 euros, el precio de las CPUs, tarjetas gráficas, los alimentadores, la placa base e incluso el controlador, al final nos saldría una suma que muchos de nosotros no podríamos pagar.

La segunda razón es que ni las cajas de ordenador ni las placas base actualmente admiten tantas unidades de disco simultáneamente.