La más reciente actualización de software de la actual consola de sobremesa de Sony ofrece importantes mejoras en su sistema, pero sobre todo cambios muy interesantes que nos harán disfrutar todavía más de nuestros juegos. Conocido como ‘Musashi’, la versión 3.50 de la interfaz de PlayStation 4 añade funciones sociales, un mayor control sobre la cuenta de su usuario y hasta soporte para discos duros de mayor capacidad, pero sin duda el agregado estrella es el juego remoto de consola a PC y Mac.

El ‘Remote Play‘, o juego remoto, permite transferir los contenidos visuales de nuestra consola a otro dispositivo distinto a la televisión o monitor que usamos habitualmente a través de una conexión inalámbrica. El PC no es precisamente el primer sistema en sacar provecho de esta función de PlayStation 4, ya que anteriormente los usuarios de la videoconsola portátil PS Vita podían continuar la partida de sobremesa de aquellos  títulos que estuvieran preparados para esta función. Sin embargo, poder jugar a los juegos de PlayStation 4 en nuestros escritorios es un aliciente bastante interesante.

¿Qué ventajas tiene el juego remoto entre consola y PC?

ps4-remote-play

 

Como de costumbre, al final, lo importante no es tanto qué pueda hacerse, como el uso que le demos a esta posibilidad. A pesar de que hay una enorme diversidad de razones para considerar el juego remoto como una alternativa atractiva, podemos enumerar tres de las posibilidades que pueden llegar a interesarnos tarde o temprano:

  1. Disponer de un lugar para jugar alternativo. Si tenemos nuestra consola conectada a la televisión del salón y no somos los únicos que queremos disfrutar de un rato de tele y sofá, el juego remoto nos da la posibilidad de jugar en un ordenador portátil o de sobremesa para que no haya excusa alguna a la hora de retomar nuestra aventura favorita.
  1. Disfrutar de todos nuestros intereses en una misma pantalla. Se acabó tener montada una pequeña bat-cueva en nuestro salón o dormitorio con la tablet, el ordenador y la consola. Con el juego remoto podemos usar el mismo monitor para jugar, comprobar nuestro correo y redes sociales pausando el juego o durante los tiempos de carga y, de paso, encargar la compra o pedir la cena.
  1. Aprovechar las posibilidades de emisión y edición en PC. A pesar de que en PlayStation 4 se ha cuidado enormemente el soporte de cara a los sistemas de video en streaming como Twitch, si somos un poco manitas con el tema de la edición de vídeo y contenidos digitales podemos sacarle mucho más partido a nuestras aventuras digitales sin tener que invertir en capturadoras o pasar cables adicionales a nuestro ordenador gracias a la magia del WiFi. ¿Editar vídeos?¿Poner rótulos llamativos? ¿Crear un montaje simpático? Ahora también es posible con juegos como el remake de Ratchet & Clank; y próximamente Uncharted 4.

Con todo, conviene recordar que el juego remoto no ofrecerá funciones adicionales a nuestra consola como el uso de ratón y teclado para ciertos juegos o un sistema de juego cruzado entre PC y PlayStation 4, salvo los juegos que ya lo permitan como Street Fighter V o Rocket League. Por supuesto, la biblioteca de la PlayStation Store y la de juegos de nuestro ordenador no se fusionarán, ya que lo que podremos jugar en nuestro ordenador a través del Remote Play es exactamente lo mismo que ya tenemos en consola.

¿Qué necesito para jugar en remoto?

A grandes rasgos se puede resumir en cinco elementos: una consola PlayStation 4, un mando DualShock 4 -que viene con cada consola-, una buena conexión WiFi (con velocidades de subida y de descarga de al menos 12 Mbps), disponer de una cuenta en PlayStation Network (puede hacer en este mismo enlace en cuestión de pocos minutos, y un ordenador con al menos un puerto USB disponible y que esté razonablemente actualizado de componentes y sistema operativo.

playstation-4-5-nome-in-codice-neo-emergono-dettagli-su-cpu-gpu-e-ram-v2-259183

No está de más recordar que el sistema de PlayStation 4 ha de estar actualizado al sistema operativo 3.50, ya que es la versión que añade la opción de juego remoto. De todas formas, os dejamos las recomendaciones de la propia Sony para hacer ‘Remote Play’ tanto en el sistema operativo Windows como en OS X.

 

En Windows:

Sistema operativo: Windows 8.1 (32 o 64 bits) / Windows 10 (32 o 64 bits)

Procesador: Intel Core i5-560M 2,67 GHz o superior

RAM: 2 GB o más

Disco Duro: 100 MB o más libres

Resolución de pantalla: 1024×768 o superior

Tarjeta de sonido y puerto USB (para el DualShock 4)

 

En Mac:

Sistema operativo: OS X Yosemite / OS X El Capitán

Procesador: Intel Core i5-520M 2,40 GHz o superior

RAM: 2 GB o más

Disco Duro: 40 MB o más libres

Resolución de pantalla: 1024×768 o superior

Tarjeta de sonido y puerto USB (para el DualShock 4)

¿Cuáles son los pasos a seguir?

El proceso es sencillo, pero hay algunos pasos que siempre está bien tener presente a la hora de preparar nuestros sistemas para poder disfrutar de juego remoto en escritorio. En Tecnología de Tú a Tú hemos preparado una guía fácil  y resumida para que no haya que preocuparse de nada salvo de elegir a qué jugar primero:

  • Paso 1. Tras comprobar que nuestro equipo de escritorio cumple los requisitos recomendados por Sony y haber actualizado el sistema de nuestra consola, el primer paso es acceder a Ajustes desde la interfaz de PlayStation 4 y permitir el juego remoto desde la pestaña Ajustes de conexión del Uso a distancia y seleccionando la casilla de Activar el Uso a distancia. A partir de ahí, solo tendremos que tener la consola activada o en Modo reposo para iniciar sesión en PC. De hecho, Sony recomienda disponer de la consola activada, ya que así nuestro equipo tardará menos en detectarla

pc-remote-play-ps4-1-ui-ps4-es-30mar16

  • Paso 2. Habrá que instalar la aplicación oficial ‘Uso a distancia de la PS4′ en nuestros equipos, estando disponible desde la propia web de PlayStation. La plataforma de descarga nos ofrece dos versiones del programa, uno para sistemas operativos de Windows y otro para Mac. Una vez descargado el archivo, sólo queda ejecutarlo y seguir las instrucciones y configuraciones que veremos en pantalla hasta completar el proceso.

 

  •  Paso 3. Durante la instalación tendremos la posibilidad de ajustar la resolución en pantalla y la tasa de fotogramas por segundo. En este sentido y dependiendo de nuestra conexión de internet, podremos disfrutar de una resolución de hasta 720p a 60fps en caso de que contemos con una calidad de internet óptima. Sin embargo, para asegurarnos de recibir una experiencia de juego más estable y fluida, siempre es mejor rebajar un poco la resolución a 540p según el juego en cuestión. De todos modos, podremos configurar nuevamente estos valores más adelante.

 

  • Paso 4. Llegado el momento, durante los ajustes de instalación, se nos solicitará que asociemos a la aplicación nuestra cuenta de PlayStation Network. En el caso de que dispongamos de más de una cuenta lo recomendable es añadir la cuenta principal que está vinculada a la PlayStation 4 con la que queremos hacer Uso a distancia. Desde ese mismo paso, el programa buscará a través de la conexión de internet la consola con la que queremos hacer streaming, ofreciendo la alternativa de una búsqueda manual a través de un código aleatorio generado por la propia consola.pc-remote-play-ps4-4-ui-ps4-en-30mar16

 

  • Paso 5. Una vez vinculados PC y consola, veremos cómo la interfaz de nuestra PlayStation 4 aparece en el escritorio del sistema operativo. Es el momento de conectar el DualShock al ordenador a través de un cable USB, y elegir un juego de nuestra biblioteca para comprobar que nuestra configuración es la que más se ajusta a la experiencia que queremos. El resto ya depende de nuestra habilidad a los controles de nuestro héroe o personaje favorito.

¿Qué diferencias encontraré frente a jugar en el televisor?

El juego remoto es una solución muy interesante y llena de posibilidades, sin embargo sería injusto esperar que la calidad de una conexión inalámbrica entre ambos sistemas sea similar o equivalente a la que se obtiene  a través del cable HDMI que vincula la consola a nuestra televisión.

Por ello, y pese a que dispondremos de una resolución de imágenes y una tasa de fotogramas satisfactoria, el resultado se aleja del socorrido formato de Full HD estandarizado en la actual generación de consolas, lo cual pasa algo de factura en algunos juegos más que en otros. Mientras que los minuciosos escenarios de juegos como Dark Souls III o Bloodborne se muestran en todo su esplendor en sobremesa, a la hora de jugar en escritorio deberemos sacrificar ligeramente la calidad final para tener una experiencia fluida y estable.

Por otro lado, la calidad de nuestra conexión de internet también condiciona que exista un muy breve pero existente periodo de latencia de seis fotogramas, lo que se traduce en aproximadamente una fracción de segundo que afecta directamente a los juegos más enfocados al factor competitivo como FIFA 16 o Call of Duty: Black Ops III, aunque en una amplia variedad de títulos apenas notaremos la diferencia.

26232343235_5471c2616d_o

Actualmente el juego a distancia en PC y Mac no ofrece soporte para micrófonos o sonido si conectamos auriculares al Dualshock 4 o al  equipo de escritorio, con lo que si creamos o formamos parte de un grupo de jugadores en una partida online podremos escuchar a nuestros contactos a través de los altavoces del equipo pero no comunicarnos con ellos a través de chat de voz o conversación de audio.

Finalmente, el mando de PlayStation 4 deberá estar siempre conectado al equipo a través de un cable USB, lo cual no debería ser un problema y mucho menos cuando el juego en PC se suele realizar a poca distancia de la pantalla. Sin embargo, no deja de ser una diferencia con la versión de sobremesa, así que tened siempre el cable a mano a la hora de jugar en remoto.

Se espera que en el futuro se implemente esta funcionalidad a través de las actualizaciones del propio sistema operativo de PlayStation 4, así como de nuevas versiones de la aplicación, mejorando progresivamente la calidad y el resultado del juego remoto. Por lo pronto, este es un primer paso hacia una alternativa demandada y bastante agradecida por parte de la comunidad de jugones, aunque -como siempre- el grado de satisfacción dependerá únicamente del usuario y la predisposición que éste tenga de disfrutar de sus juegos favoritos desde la comodidad de su ordenador. Tanto en sobremesa o como en escritorio, la aventura seguirá estando en tus manos.


Etiquetas: , ,