Acabas de comprarte un nuevo televisor o estas contento con el que adquiriste hace un tiempo, pero la cuestión es que quieres sacarle más jugo todavía. Seguro que estás al tanto del concepto de Smart TV, que además de brindar una mejor calidad de imagen y sonido ofrece la posibilidad de navegar por Internet, compartir lo que te gusta a través de las redes sociales y acceder a contenidos exclusivos.

Lo cierto es que actualmente la mayoría de los televisores ya vienen con funciones inteligentes, pero todavía quedan algunos modelos básicos sin ellas, por no mencionar los antiguos. Te explicamos las opciones que tienes para hacer que tu televisor sea smart.

Chromecast: la opción más rápida y sencilla

tecnología para san valentín

Desde hace ya unos años Google comercializa un dispositivo de reproducción multimedia en streaming llamado Chromecast. Gracias a este económico aparatito, nuestro televisor “tonto” se puede volver inteligente utilizando el cerebro de nuestro teléfono móvil o tablet. Porque realmente nuestro dispositivo personal hará todo el trabajo duro en lugar de la tele.

El funcionamiento de Chromecast no podría ser más sencillo: basta con conectar el dispositivo a un puerto HDMI libre, enchufarlo a la corriente (ya sea a un enchufe o a un puerto USB con la capacidad necesaria) y conéctalo a la red Wi-Fi de casa. A continuación se ha de conectar el teléfono móvil al dispositivo usando un sencillo tutorial. Te dimos todas las claves en este artículo.

En esencia, Chromecast nos permite mostrar en la pantalla del televisor las aplicaciones multimedia que tengamos en el móvil. Y puesto que todas las grandes plataformas tienen su propia app para Android, tendremos acceso a un enorme catálogo de contenidos. HBO, Netflix, A3Player, TVE a la Carta… Basta con bajarte la app correspondiente y lanzarla desde el teléfono para disfrutarla en la tele.

Lo más interesante de Chromecast es su precio. El modelo básico solo cuesta 39 euros, mientras que el modelo Ultra, con capacidad para reproducir contenidos 4K, sale por 69 euros.

Android TV: variedad y flexibilidad

Quienes busquen algo más de potencia y versatilidad tienen la opción de comprar una TV Box basada en Android. Estos aparatos son reproductores multimedia basados en Android que funcionan de forma independiente, convirtiéndose en la parte “smart” de tu tele.

Algunos fabricantes de televisores como Sony incluyen Android TV de serie en sus modelos. Estos aparatos vienen a ofrecer más o menos las mismas funciones pero para aquellos modelos más antiguos. Podremos acceder a Google Play para instalar nuestros juegos favoritos, pero también cualquier aplicación multimedia que puedas encontrar para teléfono móvil.

Convierte tu televisión en una Smart TV

Una ventaja importante que tienen estos aparatos es que poseen un número importante de puertos. Muchos de ellos, por ejemplo, tienen un conector Ethernet, por lo que es posible usarlos en redes domésticas cableadas para reproducir contenidos locales en alta resolución o disfrutar de conexiones más estables a Internet para reproducir contenidos online sin cortes. O simplemente pincharle un pendrive con tus vídeos a cualquier puerto USB.

Existe una gran variedad de modelos en el mercado. En el Corte Inglés podrás encontrar el Sveon SBX601 por 79 euros, que viene con Android 6.0 instalado de serie y por lo tanto total compatibilidad con las aplicaciones de Movistar, HBO, YouTube, Facebook y virtualmente cualquiera que te puedas imaginar. La versión SBX602 es un poquito más capaz, con 2 GB de RAM y un procesador más potente para disfrutar con soltura de contenidos 4K. Cuesta 99 euros.

Apple TV: la opción para los fans de la manzana

tecnología para san valentín

Por último, Apple nos propone una de las opciones más cuidadas. El Apple TV es un reproductor multimedia análogo en su funcionamiento a las cajas con Android, pero basado en la plataforma de Apple y con todo el cuidado que suele poner la firma de Cupertino en sus productos.

Totalmente compatible con Siri (en caso de que quieras usar órdenes de voz en lugar de el mando a distancia), viene con 32 o 64 GB de espacio para instalar aplicaciones. Que las hay. Y muchas. HBO, Netflix, TVE Clan, Twitter, Facebook… todas las plataformas importantes tienen su app para Apple TV, que además goza de una interfaz sumamente intuitiva.

Si bien el Apple TV es un dispositivo más costoso que otras opciones, también es más potente. Tanto que, además de un reproductor multimedia, se puede considerar una videoconsola en potencia. De hecho, Apple vende un gamepad firmado por Steelseries para disfrutar de lo lindo con juegazos para iOS como Sony, Sky Force, Minecraft y la serie Asphalt, llevando los mejores juegos a la pantalla más grande de la casa.

El Apple TV base, con 32 GB y Full HD, tiene un precio de 159 euros, mientras que la versión 4K, que hasta es compatible con contenidos HDR, incorpora hasta 64 GB para aplicaciones y sale por 219 euros.


Etiquetas: