Sony ha dado un salto definitivo al mundo de los paneles OLED. Hasta ahora había trabajado con esta tecnología, desde 2007, pero sólo de manera profesional, no comercial. ¿Y qué significa esto? Pues que Sony apuesta directamente por un mercado en el que pesos pesados como Samsung no quieren meterse.

Esta nueva apuesta llega por todo lo alto con un nuevo televisor que concentra décadas de innovaciones y desarrollo en tres modelos de talla grande —de 55, 65 y 77 pulgadas—: conexión total con Chromecast, Android TV, soporte HDR, tecnología de audio en 3D y todo, bajo una pantalla a 4K, con 8 millones de píxeles para lograr escenas realistas, de luz natural. De hecho, el nuevo Sony A1 OLED cuenta con un buen puñado de innovaciones que te pasamos a comentar paso por paso.

Elegante, pero sin riesgos

La tecnología OLED ofrece mejores ángulos de visión, una luminosidad más amplia y un tiempo de respuesta más rápido y eficaz, reduciendo el efecto ghosting (imagen borrosa) típico de las escenas en movimiento. Pero es una tecnología exigente, cara y con un mercado potencialmente menor. Fabricantes como LG han hecho lo propio con su Signature OLED, pero apostar por el OLED comprende más riesgos de los habituales.

La nueva Sony A1 OLED destaca nada más verla. Su diseño es limpio y parte de un concepto que ellos denominan “ventana a la vida”. Es decir, que el televisor reduzca su marco al máximo posible y se convierta en un elemento integral de tu salón o sala de estar, como si se tratara de un lienzo. Como puedes ver en el vídeo de presentación, su núcleo puede separarse del panel, como en un ordenador portátil, y convertirse en un soporte para mejorar la estabilidad de la TV. De esta manera se adapta tanto a un soporte de pared como sobre cualquier superficie.

Un procesador extremo

 

El núcleo del que hablamos es bastante solvente. El procesador X1 Extreme 4K HDR fue diseñado exclusivamente para satisfacer las necesidades de una televisión inteligente en pleno 2017, ofreciendo un procesamiento de imágenes en tiempo real hasta un 40% superior al modelo anterior.

Este núcleo es el encargado de mejorar la calidad de imagen habitual. Incluso el contenido que no ha sido producido en HDR logra acercarse a la calidad del High Dynamic Range, o lo que es lo mismo: convierte señales de otros formatos, en tiempo real. El procesador realiza un análisis dual de todos los datos de la imagen. Esta base de datos es analizada en tiempo real para reducir el ruido de la pantalla, el famoso banding que oscurece las imágenes de menor calidad.

Se lleva bien con todos

Pero Sony no iba a montar un chipset de estas características sólo para convertir formatos en tiempo real. Al ser una Android TV, está preparada para que descargues desde Google Play tus aplicaciones favoritas: Netflix, Amazon Video o YouTube. Y, como es habitual, esta smartTV cuenta con conexión WiFi para actualizar y descargar sus diferentes aplicaciones nativas.

La Sony A1 OLED ofrece soporte con el asistente de Google, con el reciente asistente de televisión PlayStation Vue y, como decíamos al comenzar, con Chromecast. Así que tendrás un amplio ecosistema de contenido multimedia disponible con sólo conectar el gadget de Google al puerto HDMI.

El verdadero significado de OLED

Ya hemos hablado en otras ocasiones del significado de las siglas OLED. Las pantallas OLED son caras de fabricar. Esto es algo que hay que destacar en primer lugar. Su modo de iluminar es orgánico, cada uno de sus píxeles emite la luz justa que necesita, de manera que ahorra en gasto energético y no necesita un panel por detrás que “alimente” y retroilumine.

Y, claro, con esta tecnología se consiguen resultados mucho más naturales, negros puros cuando los píxeles están apagados y blancos muy intensos cuando están iluminados al 100%. No es lo mismo ver un cielo de película a través de la Sony A1 OLED que a través de cualquier otra TV LED.

Para hacerte una idea de sus resultados tan sólo imagina una noche estrellada, donde la bóveda celeste parezca no tener fin. Un efecto de profundidad que sólo se logra mediante sombras realistas y negros intensos. Cualquier televisión OLED gana la partida en este aspecto.

El poder de Dolby Vision

Sony cuenta con su propia tecnología Triluminos, pero es compatible con Dolby Vision, uno de los estándares del mercado en tecnología HDR y una tecnología que ofrece hasta 10.000 nits de brillo. Siempre y cuando el televisor sea compatible.

Es un estándar adoptado por Hollywood, que junto a HDR 10 han marcado el camino de las producciones modernas. Buena parte del nuevo contenido que llegará a plataformas como Netflix contarán con soporte para ambos formatos.

Una acústica de concierto

Pero, ¿de qué sirve una buena imagen sin un buen sonido? Cada vez, los televisores apuestan por tecnologías de cine más avanzadas. Y este TV OLED no iba a ser menos. Está diseñado de manera que el panel esconda el soporte y los altavoces, como si el rectángulo estuviese flotando sobre la superficie.

Y gracias a este diseño entra en juego la tecnología Acoustic Surface, la cual sincroniza imagen y sonido desde los distintos ángulos, incluso lateralmente, generando una especie de sensación surround, un efecto 3D realista que cambia la percepción de cómo vemos y oímos, similar al de una sala de cine.

Ideal para jugar con PlayStation 4 Pro

La versión remozada de PS4 fue diseñada para ofrecer una mejor calidad de imagen y sonido, cambiando tanto el núcleo de procesado, el tipo de RAM y la gráfica. El resultado muestra los beneficios del HDR sobre cualquier videojuego, indistintamente de si fueron pensados para ello.

Tal vez no seas jugador habitual, pero te podemos asegurar algo: esta TV este complemento ideal para la consola de Sony, gracias a funciones como el anti-aliasing dinámico, diseñada específicamente para ver curvas más fluidas y los contornos de los objetos con mayor nitidez y definición; o el aumento de velocidad de fotogramas por segundo, imprescindible para jugar a títulos de acción, como shooters o juegos de conducción.

En Tecnología de tú a tú| Ya tenemos tele nueva. Vale, ¿y ahora cómo la montamos?


Etiquetas: ,