Las cámaras digitales son un regalo bastante recurrente. No sólo ahora en navidad sino en el resto del año. Es cierto que algunos móviles hacen muy buenas fotos pero a la hora de la verdad es mejor tener una de ellas para obtener mejores resultados.

Si estás pensando en regalar una, te queremos ayudar con unos cuantos consejos que harán que te sea fácil elegir y encontrar la cámara que más se ajuste a lo que estás buscando. Hecha esta introducción empecemos rompiendo uno de los mitos de la fotografía.

Los megapíxeles, importantes pero no tanto

Durante años, uno de los recursos más utilizados por los fabricantes de cámaras compactas han sido los megapíxeles. Una carrera tecnológica que empezó hace años y todavía hoy sigue. Siempre es lo primero en lo que nos fijamos y es un buen punto de partida.

Sin embargo, no es la piedra angular de las cámaras compactas. Es bueno que los sensores tengan una resolución excelente y muchos megapíxeles pero como se suele decir: más vale calidad que cantidad a veces. Por lo tanto, que tenga más megapíxeles no significa que haga mejores fotos.

Habrá modelos donde con ocho o diez megapíxeles nos ofrezcan una calidad sobresaliente. Además, hay que tener en cuenta que luego las fotografías hay que procesarlas y guardarlas en el disco duro o compartirlas en redes sociales, en esa fase perderemos calidad siempre. Por eso, tengamos en cuenta los megapíxeles, pero no nos ceguemos con ellos.

Apertura y zoom, dos aspectos a tener en cuenta

Samsung Galaxy Cameras

Los megapíxeles, como vemos, son importantes pero no lo son todo. Hay dos aspectos que tenemos que tener en cuenta y no debemos olvidar. Por un lado la apertura mínima. Es decir, la cantidad de luz que puede entrar en el sensor. Mientras más bajo sea este dato (se mide en fs) mejor.

Que entre más luz significa que tendremos fotografías con más luminosas. Especialmente si estamos enfocando a puntos que están cerca de la cámara. Si vamos a hacer retratos o fotos de paisajes con luz natural es un aspecto a tener en cuenta. Del mismo modo para los interiores. Importante siempre que la apertura mínima sea lo más baja posible.

Luego tenemos el zoom. Este aspecto ha mejorado mucho en los últimos años y a día de hoy todas cuentan con zoom óptico, que no digital. Saber la focal de la cámara nos dirá qué tipo de fotos podemos hacer. Mientras más largo sea (en milímetros) más lejos podremos enfocar y disparar.

Es bueno buscar objetivos versátiles y que tengan un espectro muy amplio que cubra tanto las distancias cortas como las largas. Sin embargo, como dice el refrán: quien mucho abarca poco aprieta. Por lo tanto es importante saber qué tipo de fotos vamos a hacer. A veces merece la pena sacrificar un poco de zoom por tener mejor luminosidad o sensor. Elijamos la óptica en función del tipo de fotos que vamos a hacer, más no es siempre sinónimo de mejor.

Otros aspectos: estabilizador de imagen y efectivos creativos

Fujitsu Compacta

Uno de los aspectos fundamentales para hacer buenas imágenes es el pulso. Al ser cámaras pequeñas, es fácil que las fotos salgan trepidadas ya que no se sostienen con tanta seguridad como una réflex por ejemplo. Por eso, es importante buscar modelos que tengan esta opción: estabilizador de imagen.

Si nos gusta retocar las imágenes y no tenemos muchos conocimientos de aplicaciones como Photoshop, muchas compactas vienen con modos artísticos que nos permitirán tomar imágenes con filtros y efectos de todo tipo. No es que este aspecto sea fundamental pero por ejemplo hacer panorámicas desde la cámara es muy útil. Para gustos colores.

Para quienes están siempre compartiendo imágenes, quizá nos interese algún modelo que incluya conectividad inalámbrica WiFi. Desde ellas, podemos compartir directamente en las redes sociales como Facebook sin necesidad de pasar por el ordenador. Si este es nuestro caso, tened en cuenta esta opción

¿A quién vamos a regalar?

Foto de la Sony RX100

Cuando miramos precios de cámaras compactas tendemos a pensar que por costar más van a ser mejores. Es cierto que hay excepciones, como la Sony RX100 que es una compacta destinada a los profesionales. El precio es un buen punto de partida para saber cómo se segmenta por tipos de usuarios.

Sin embargo, tampoco tenemos que obsesionarnos con ello ya que hay cámaras excelentes a precios bastante asequibles, según lo que estemos buscando por supuesto. Si es la primera cámara que va a tener esa persona, en un rango de 100 a 200 euros hay modelos muy interesantes.

Si buscamos algo más avanzado, quizá nos interese otro tipo de cámara pero siempre hay excepciones como el modelo mencionado de Sony que es perfecto para quien quiere una alternativa a la réflex, cámara pesada que no siempre apetece llevar con nosotros encima.

A modo de resumen, en función de lo que hemos visto: los megapíxeles son importantes pero más no es siempre mejor. Tengamos cuidado con la apertura mínima. La óptica, depende del uso que vayamos a darle y la conectividad, si la vamos a usar, es un punto a favor.

¿Tienes alguna duda? Déjanos un comentario. Será un placer ayudarte con la elección de una cámara compacta. Si quieres ir mirando modelos, ahora que ya hemos visto lo básico, puedes echarle un ojo al catálogo de El Corte Inglés.

 

En Tecnología de tú a tú | Razones para comprar una cámara compacta con objetivos intercambiables: tamaño y versatilidad


Etiquetas: