La playa es uno de los destinos vacacionales por excelencia en el verano, ya sea en solitario, en familia, para tomar el sol o para practicar algún deporte típico del verano como el surf, el windsurf o jugar a las palas. Además, es un momento idóneo en el que capturar con nuestra cámara momentos estivales para recordarlos más adelante durante los largos meses de invierno, o sencillamente para dar envidia (sana) a nuestros seguidores en redes sociales, o para actualizar nuestras fotos de perfil en redes sociales.

Podemos hacer las fotos con nuestro móvil, aunque también es un buen momento para dedicar tiempo a hacer fotos con una cámara compacta, una EVIL o una SLR digital aprovechando que tenemos tiempo para mejorar nuestra técnica, familiarizarnos con la cámara o buscar la instantánea perfecta para disfrutarla en directo y llevarla a casa en nuestra tarjeta de memoria.

A continuación daremos algunos consejos sobre cómo aprovechar las oportunidades que ofrece la playa y su entorno y, por supuesto, la cámara de fotos.

1 Cuida tu equipo

Lo primero que tendremos que tener en cuenta es el cuidado de la cámara o el móvil. Los smartphones, aunque sea del tipo IP68 (sumergibles), no se llevan bien con el agua marina, sumamente corrosiva. Tampoco se llevan bien con los granos de arena, capaces de erosionar incluso las pantallas más duras.

Para el móvil, una forma simple y económica de tenerlo protegido es usando una funda como esta, que incluso permite hacer fotos sin sacarlo de ella, aunque es preferible hacerlas con el terminal fuera de ella si no supone un riesgo para la integridad del dispositivo.

En el caso de las cámaras dedicadas, las que tienen objetivos intercambiables son especialmente delicadas cuando tenemos que cambiar la óptica. Es importante hacerlo contra el viento para evitar que entre arena dentro de la cámara, y hacerlo en el menor tiempo posible. Además, es de especial interés proteger el objetivo con un filtro UV para evitar que sufra arañazos si se queda algún grano de arena pegado al cristal.

2 Muévete por los alrededores de la playa

La playa es un lugar estupendo, pero si quieres encontrar encuadres llamativos, aprovecha algún momento para dar un paseo por los alrededores. Posiblemente te sorprendas con las vistas que puedes encontrar sin más que dedicar un rato a explorar.

A veces simplemente llegamos con el coche al aparcamiento, bajamos a la arena y volvemos a casa sin dar una oportunidad al descubrimiento de vistas y lugares que merece la pena visitar.

3 Aprovecha el horizonte

A la hora de buscar encuadres, la playa ofrece la oportunidad de usar la línea del horizonte para separar el cielo del mar y de la arena. El resultado es equilibrado y armónico, aunque para conseguirlo hay que cuidar la horizontalidad extrema de las líneas.

Si no te han quedado suficientemente horizontales las líneas del horizonte o las del rompiente de las olas, puedes usar un programa de edición para corregir la inclinación. Snapseed para el smartphone es una buena opción. E incluso puedes usarlo si pasas las fotos de tu cámara dedicada al móvil en el caso de que tenga conexión WiFi o Bluetooth.

4 Usa el teleobjetivo

El teleobjetivo es un tipo de óptica de gran utilidad en una playa. Eso sí, respetando la intimidad de las personas en todo momento. Es un tipo de objetivo que podemos usar para fotografiar a nuestros hijos sin que se den cuenta de que están siendo capturados por la cámara, o para conseguir tomas sin poner en peligro la integridad de la cámara al no tener que acercarnos al agua, por ejemplo.

Recuerda que el uso del teleobjetivo precisa de una velocidad de apertura que, como mínimo tendrá que ser el inverso de la distancia focal que usemos. Así, para una distancia focal de 200 mm, tendremos que tener una velocidad de obturación de 1/200 de segundo. Los estabilizadores hacen posible ser menos rigurosos con esta regla, pero nunca está de más usarla para evitar que las fotos salgan movidas. En caso de necesidad aumenta un poco el ISO de la cámara.

5 Aprovecha la luz del atardecer (1)

Las luces en una playa suelen ser abundantes y permiten obtener fotos luminosas y coloridas sin mayores problemas. Pero momentos como el atardecer suelen ser interesantes también. Merece la pena quedarse un poco más y esperar a que se vaya el sol para ver la playa justo antes de “apagarse”.

Las sombras se alargan, y la luz adquiere un tono cálido que merece la pena aprovechar. Podemos hacerlo apuntando la cámara hacia el sol, o contra el sol. Las diferencias son notables. Si apuntamos nuestra cámara contra el sol, podemos jugar con las sombras y la luz para hacer fotos “convencionales”, pero aprovechando esos recursos.

Es importante medir la luz en el cielo para que no salga “quemado” y se aprecie su color azul. Ten en cuenta que la playa empezará a estar en penumbra y si medimos la luz en la zona de la arena posiblemente el cielo aparezca blanco en vez de azulado.

6 Aprovecha la luz del atardecer (2)

Las fotos “hacia” el sol, también permiten obtener capturas especiales. No tanto por su originalidad, sino porque son “nuestras” fotos y estamos capturando un momento especial que nos gusta a nosotros en ese momento y ese lugar.

Hacer capturas del atardecer en la playa no suele revestir mayor dificultad siempre y cuando tengamos claro que, si queremos capturar la luz del sol, tendremos que sacrificar prácticamente todo lo demás. Su intensidad es tal que lo que quede a contraluz se verá negro. No es malo, y permite conseguir las típicas fotos de la puesta de sol.

Ten cuidado al hacer fotos directamente al sol: en primer lugar, la cámara, si la enfocas mucho tiempo con un tele al sol, puede sufrir sobrecalentamientos o incluso estropearse en casos extremos. Por otro lado, usa la pantalla para enfocar y no el visor óptico, salvo que lleves puestas unas buenas gafas de sol. La luz es muy intensa y a pesar de que pasa por diferentes filtros y espejos, puede provocar molestias si miramos directamente al sol a través del visor óptico de la cámara en el caso de que sea SLR.

El truco con el sol es usar medición puntual y medir la luz sobre él o en su entorno más próximo en el cielo. En los casos extremos de medición, las fotos que hagamos se verán completamente negras salvo el círculo del sol. A medida que midamos en zonas “alejadas” del sol, obtendremos más detalle en las zonas a contraluz.

En los casos en los que no tengamos controles manuales para ISO o velocidad de obturación podemos usar la compensación de exposición EV llevándola hacia sus valores negativos para conseguir el efecto de contraluz. En el caso de que tengamos controles manuales. usaremos valores para la ISO lo más bajos como podamos, velocidades de obturación elevadas (de incluso 1/1000 segundos o 1/2000 o más) y si tenemos una cámara que permita controlar la apertura de diafragma, usaremos valores altos (F14 y superiores) para conseguir “aislar” al círculo del sol.

En la playa, podemos usar los reflejos del sol en el mar para conseguir efectos de contraluz muy “estivales”, especialmente si cuidamos la composición. Podemos combinar la puesta de sol con el uso de las líneas del horizonte y la presencia de personas justo delante de la zona de reflejos para conseguir este tipo de instantáneas.

7 Los niños, siempre complicados

Ya antes hablamos de los niños y la posibilidad de usar un teleobjetivo para conseguir tomas espontáneas sin que se percaten de que están siendo fotografiados, o lo que es más importante, sin que se fijen en nosotros, con lo que posiblemente se dediquen más a atraer nuestra atención que estar a sus cosas.

Para fotografiar niños en la playa de un modo más “posado” o retrato, tendremos que tener en cuenta consideraciones de sentido común y esperar al momento justo en el que el niño esté en una actitud sonriente o relajada. En modo automático jugaremos con la baza de la velocidad a la hora de hacer la foto. Si usamos modos manuales, corremos el riesgo de que entre tanto hacemos cambios en los parámetros de la cámara se haya ido el momento.

Es importante que la velocidad de obturación sea rápida y también podemos usar las ráfagas si el niño está jugando y moviéndose. Si queremos hacer fotos de tipo retrato de familia, recuerda que en las cámaras con control de apertura de diafragma, cuanto más abierto esté, mejor efecto de desenfoque del fondo podremos conseguir.

Con los móviles, podemos usar los modos especiales para retrato con los que cuentan terminales como el iPhone 7 Plus, en los que se simula el efecto de desenfoque mencionado anteriormente.

8 Usa el modo panorama

Las playas también son un buen lugar para capturar panoramas. Este modo, presente en casi todos los móviles, puede ser interesante para obtener tomas de una playa especialmente amplia.

El resultado puede parecer “raro” pero no deja de ser merecedor de una oportunidad.

9 Juega con los colores

Otro recurso interesante es el de jugar con los colores. Las terrazas de verano, las sombrillas, los bañadores y otros elementos playeros pueden ayudar a conseguir imágenes con impacto visual.

10 Los días nublados también tienen encanto

Si el día está nublado o llueve, también es posible encontrar el encanto de la playa. La podemos retratar en blanco y negro, o aprovechar la ausencia de gente para conseguir efectos de “soledad” y recogimiento.

El blanco y negro puede ser un recurso interesante, usando un editor para eliminar el color o haciéndola directamente en monocromo usando modos específicos para ello.

11 Usa el efecto “seda” de larga exposición

Un efecto interesante cuando estamos al lado del mar es el que se consigue con una exposición larga. En condiciones normales necesitaremos un trípode, un filtro de densidad neutra y técnica para ello, con lo que podremos obtener el efecto de un mar o unas nubes como difuminadas y suaves.

Pero si no tenemos estos accesorios a mano, ni una SLR o una EVIL, podemos simular este efecto con un simple editor de imagen como Snapseed jugando con el parámetro “brillo glamour”.

En móviles como el Huawei P10 es posible usar el modo de”Pintura con luz” en su variante “Aguas suaves” para conseguirlo, aunque tendremos que tener un apoyo firme para sostener el móvil el tiempo que tarda en realizar la toma.

En la siguiente versión de iOS también se incluirá este modo de simulación. Aunque para conseguir un resultado parecido de un modo más “digital” podemos usar Snapseed como decíamos antes. La foto que sigue ha sido modificada con el efecto glamour para conseguir un cierto efecto “seda”.

Esperamos que estos consejos te ayuden a conseguir mejores recuerdos del verano y a sacar más partido de tu cámara y tus fotos.

En Tecnología de Tú a Tú | Cómo organizar y compartir tus fotos en vacaciones


Etiquetas: , , ,