Teliasonera, la principal compañía escandinava de telefonía móvil, propietaria de Yoigo entre otras operadoras, ha anunciado el despliegue de la infraestructura necesaria para ofrecer la primera red de cuarta generación de telefonía inalámbrica.

Los beneficiados de esta tecnología serán, de momento, sus abonados en Oslo y Estocolmo, activándose únicamente en estas dos ciudades durante los primeros meses para más adelante extenderla por los países nórdicos, colaborando en el proyecto grandes fabricantes como Ericsson y Samsung.

La principal razón por la que las capitales escandinavas serán las primeras en experimentar el apagón 3G es la existencia de una gran cobertura en telecomunicaciones y el elevado consumo de banda ancha de telefonía móvil en estos países, un consumo que ha ido creciendo exponencialmente.

En marzo de próximo año, la operadora prevé ofrecer este servicio a todos sus clientes en Finlandia.
La cuarta generación , también llamada 4G/LTE constituye un salto cualitativo respecto a la tecnología anterior, diez veces más veloz en la transmisión de datos y voz, lo que permitirá navegar desde portátiles y móviles a una velocidad máxima de cien megabytes por segundo.

Long Term Evolution o LTE es el futuro en telefonía móvil, como las grandes compañías de telecomunicaciones están de acuerdo en señalar de forma recurrente, y las principales operadoras de telecomunicaciones, entre las que se incluye Telefónica, firmaron un acuerdo para garantizar servicios premium.

Europa y sus grandes empresas de telecomunicación han acogido con los brazos abiertos esta nueva tecnología, aunque los consumidores tienen la última palabra y son los que en verdad dotarán de utilidad o relegarán en el olvido esta cuarta generación, que nace sin haberse desarrollado plenamente la tercera.


Etiquetas: