s8-colores

Por fin está aquí el nuevo teléfono flagship de Samsung. Tras dejar pasar el MWC como escaparate para la presentación del S8, Samsung ha organizado su propio evento, un mes después, para mostrar en sociedad su apuesta para 2017 en lo que a telefonía móvil se refiere.

Tras el fiasco de la batería del Note 7 (solo la batería, pues el terminal era uno de los mejores que se presentaron en 2016), Samsung no puede cometer ni un fallo con el S8. Así que nos hemos venido a Londres para realizar una toma de contacto inicial con uno de los teléfonos móviles más esperados de la historia, con el permiso de los iPhone de Apple.

Como suele suceder en las presentaciones de Samsung, la toma de contacto se convierte en una competición al más puro estilo de “Los Juegos del Hambre”, aunque antes o después todo el mundo consigue su cuota de “cacharreo”. Es más una primera aproximación que una prueba exhaustiva, pero permite hacernos una idea bastante precisa de lo que podemos esperar del terminal.

Más concretamente, de los terminales, pues la familia Galaxy S8 cuenta con un modelo S8 de 5,8” y uno S8+ de 6,2”. Aparte del tamaño de la pantalla, la única diferencia entre ambos modelos estriba en la capacidad de la batería y en el precio final. El S8 tiene una batería de 3.000 mAh y un precio de 809€ mientras que el S8+ tiene una batería de 3.500 mAh y un precio de 909€.

Las claves diferenciadoras

Los Galaxy S8 tienen en el diseño su elemento diferencial más llamativo. Al menos, Samsung se ha esforzado de manera especial en centrar la atención de la audiencia sobre este aspecto incluso por encima de los componentes tecnológicos. La pantalla, bautizada como “Infinity Display” es curvada en los laterales, como ya lo era en los anteriores modelos Edge. Con el S8, no hay modelos con pantalla “no Edge”, por lo que Samsung apuesta definitivamente por el cristal curvado, incluyendo esquinas redondeadas en la pantalla AMOLED.

0A2A9831ret

Esta pantalla tiene una relación de aspecto de 18.5:9, con una resolución de 2.960 x 1.440 píxeles. Atendiendo a las siglas se trata de WQHD+, o Wide QHD+. Es la variante “ancha” de una pantalla que ya de por sí apuesta por una relación de aspecto ancha. Y aquí está el secreto del Galaxy S8, y por ende el de terminales de nueva generación como el LG G6, con pantallas con una diagonal notablemente grande, pero que se pueden coger con una mano sin problemas. Al tener un factor de forma alargado, son altos, pero incluso menos anchos que terminales con una diagonal menor pero una relación de aspecto como 16:9.

Untitled-3

En este gráfico, la línea roja (la diagonal), es de la misma longitud en los dos casos, pero en el caso de tener una relación de aspecto 1:1 (cuadrada), el ancho es mucho mayor que en el caso del rectángulo azul, con una relación de aspecto 18.5:9 como la del S8.

El ancho del terminal, de este modo, está controlado. Pero tendremos pantallas muy largas. En este caso, Samsung ha eliminado el botón de inicio físico, moviéndolo “dentro” de la pantalla. Sigue estando, pero es háptico en la parte inferior, con lo que han conseguido que el tamaño del Galaxy S8 en la dimensión vertical no sea para nada exagerado.

buy-now_banner_galaxy-s8

Así, podemos tener una pantalla de nada menos que 6,2” con un tamaño poco mayor que un terminal convencional con una pantalla de entre 5,5” y 5,7”, y una pantalla de 5,8” en un teléfono tan sólo marginalmente más alargado que uno de 5,1” de hoy en día.

Otra de las claves diferenciadoras de los Galaxy S8 es el asistente Bixby. Se trata de una tecnología de control del terminal mediante voz, pero a diferencia de Google Assistant o Siri, Bixby permite controlar las aplicaciones preparadas para trabajar con él de igual modo que haríamos mediante el tacto. Es decir, podremos decir al terminal que haga un selfi usando la voz, mientras que ahora lo que se consigue con la voz es abrir la aplicación de la cámara, y ya.

bixby 00

Bixby también puede identificar elementos visuales a través de su cámara, identificando cadenas de texto, objetos y otras entidades identificables a partir de lo que capte su cámara como los tradicionales códigos QR. Eso sí, Bixby aún no está listo ni siquiera en Inglés. Solo en coreano. Y en español, de momento, estará supuestamente a finales de año. Es una excelente propuesta, aunque hay que ver cómo funciona en la realidad para poder valorarla positivamente de un modo tajante.

Otro elemento diferenciador es el de la autenticación de los usuarios. Aparte de la huella dactilar, que ahora se lee en la parte trasera, integra identificación por el iris así como reconocimiento facial (el elemento más novedoso, todo sea dicho). De este modo, no siempre tendremos que recurrir a la huella para acceder a la pantalla de inicio o a la zona segura Knox o a aplicaciones y contenidos protegidos.

iris

Un diseño sobresaliente

Además, de la pantalla, los Galaxy S8 y S8+ exhiben uno de los diseños industriales más avanzados del momento. Con Gorilla Glass 5 en la parte de la pantalla y la trasera, formas redondeadas, el mencionado cristal curvado en los laterales de la pantalla, una cámara que no sobresale de la superficie trasera y una ergonomía muy cuidada que hace que tanto el S8 como el S8+ se agarren muy bien.

También incorporan certificación IP68 que los convierte en “waterproof” y “dustproof” resistentes al agua y al polvo incluyendo la sumergibilidad a un metro de profundidad. Es una cualidad que empieza a convertirse en imprescindible en los terminales de gama alta e incluso en los de gamas medias.

lluvia

Tecnología conservadora que no arriesga

En la parte de la tecnología propiamente dicha es donde se esperaba más de los S8 y S8+. No es que esté mal en el apartado técnico. Con un procesador Exynos 8895 con tecnología de fabricación de 10 nm (para el mercado europeo, ya que en otras geografías incorpora el Snapdragon 835 de Qualcomm), 4 GB de RAM y 64 GB de almacenamiento interno con tecnología UFS 2.1, su rendimiento está en lo más alto de lo que se puede esperar de un terminal Premium.

Pero en capítulos como la cámara, Samsung ha preferido no arriesgar, en un momento en el que la tendencia es la de integrar doble cámara trasera. Samsung se queda con una, que además es esencialmente idéntica a la del Galaxy S7 y a la del Note 7. Con 12 Mpx, apertura F1.7 y tecnología dual píxel que combina captación de luz y enfoque en cada uno de los píxeles del sensor, estamos ante una muy buena cámara, pero una sola. La cámara frontal de 8 Mpx sí ha mejorado, integrando autofoco, por ejemplo. Y la interfaz de la cámara añade nuevos modos para capturar fotos, pero sin que redunde en una revolución en este apartado.

camara trasera

Se puede decir que la doble cámara no es apreciada por todos los usuarios. Pero a nivel tecnológico, los SoC móviles actuales como el Exynos 8895 o el Snapdragon 835 tienen procesadores de imagen capaces de manejar dobles cámaras sin que suponga una penalización a nivel de rendimiento.
Samsung tampoco ha apostado por añadir compatibilidad con el S-Pen. Es cierto que el S-Pen es un elemento diferencial de la gama Note, pero sería un buen golpe de efecto que los S8 fueran compatibles con el puntero digital “marca de la casa” de Samsung, aunque los terminales no llevasen un receptáculo específico para ello.

Una funda que permitiese acoplar el S-Pen, por ejemplo, sería un accesorio muy atractivo para ciertos sectores de la audiencia. De todos modos, en el apartado de accesorios, los S8 tienen un as en la manga en la cámara Gear 360 totalmente renovada, las gafas Gear VR que ahora llevan mando o la docking DeX que permite conectar a los S8 un ratón, teclado y pantalla HDMI para tener una experiencia de escritorio excepcional como veremos más adelante.

La batería, muy mimada

El S8 tiene una batería de 3.000 mAh y el S8+ de 3.500 mAh con carga rápida. Teóricamente el Exynos 8895 con su tecnología de 10 nm debería mejorar el aprovechamiento de la energía, pero es un apartado que es necesario probar para poder extraer conclusiones válidas. Lo que está claro, es que Samsung no va a tropezar dos veces en la misma “batería” o en aspectos que tengan que ver con la integridad del terminal.

Compatibilidad con HDR y auriculares AKG con cable

En el apartado multimedia, los S8 añaden compatibilidad con HDR 10 en su pantalla AMOLED con matriz Pentile. Esta compatibilidad, a priori es más a nivel de ser capaces de reproducir este tipo de contenidos de vídeo, que de ser capaces de mostrar un mayor rango dinámico real en la pantalla.

Ya LG con su G6 movió ficha añadiendo compatibilidad con Dolby Vision y HDR 10, lo cual es lógico teniendo en cuenta que LG tiene compatibilidad con Dolby Vision en sus televisores. Por su parte, Samsung tiene compatibilidad con HDR 10 en sus pantallas LED para el hogar, y concretamente en sus modelos SUHD y QLED.

galaxy-s8_performance_coming

En el apartado del audio, Samsung le hace un guiño a la inversa a Apple, incluyendo con los terminales unos auriculares Premium de la marca AKG haciendo valer la compra de Harman Kardon por parte de Samsung.

El guiño a Apple es notable, teniendo en cuenta que Samsung apuesta por los auriculares con cable, y además mete en la caja un modelo de gama alta, en vez de dejarlo como accesorio opcional con un coste añadido. Y lo hace incluso a pesar de que los S8 tienen tecnología Bluetooth 5.0, capaz de manejar auriculares inalámbricos de un modo mucho más eficiente y con más calidad que el tradicional Bluetooth 4 de los terminales actuales.

Bixby, el hardware se da por supuesto, el software es el elemento diferencial

Un capítulo que, por desgracia, no ha llegado a tiempo es Bixby, el asistente de Samsung que compite con Google Assistant o Siri. A partir de lo que han contado sobre él, podemos decir que su potencial es enorme. Y de funcionar bien y como se dice, pondría a Samsung en una posición de ventaja frente a Google y Apple.

Ser capaces de interactuar con las aplicaciones mediante voz del mismo modo que se haría con la interfaz táctil es todo un logro y permitiría agilizar el uso de las apps en muchos órdenes de magnitud. En vez de abrir la app, ir al menú y activar una determinada opción, podríamos “pedirlo” mediante voz sin más. De momento, solo hay unas pocas aplicaciones que sean compatibles con Bixby, y que “entienden” solo el idioma Coreano.

bixby 00

Las posibilidades de Bixby también se extienden a la cámara, de modo que se puede usar para identificar el contexto reconociendo objetos, textos y otros elementos visuales que entren dentro del campo de visión de la cámara trasera.

Pero, de momento, es solo teoría y tenemos que manejar con cuidado lo que se dice de esta tecnología hasta que tengamos la oportunidad de probarla en la vida real. Algo que sucederá, con suerte, antes de que acabe el año.

galaxy-s8_intelligence_visual

Bixby llega en un momento en el que el hardware empieza a dejar de ser el único elemento capaz de diferenciar a un terminal, para dar más protagonismo al software y las funcionalidades relacionadas con la Inteligencia Artificial. Es un camino que tiene mucho recorrido, pero que empieza a ser relevante en la estrategia de los fabricantes.

Los accesorios, una agradable sorpresa

Al mismo tiempo que se presentaban los S8 y S8+, Samsung mostró dos accesorios de gran interés. Por un lado la nueva cámara Gear 360 capaz de grabar 4K, con un diseño más compacto y ergonómico y que además emite en directo a través del smartphone. El otro protagonista fue DeX, una docking que permite tener una experiencia de escritorio a partir de los S8 sin más que conectar un teclado, un ratón y una pantalla HDMI.

3_Dex Station

DeX es una forma excelente de aprovechar al máximo la tecnología de los procesadores móviles de última generación. Ten en cuenta que sus rendimientos son comparables a los de los procesadores de escritorio y cuentan con memoria de 4GB e incluso ya 6GB si atendemos a lo que están integrando otros fabricantes en sus modelos de gama alta.

Los antecedentes de DeX están en propuestas como el Motorola Atrix que se presentó hace ya bastantes años (en 2011), o en Continuum de Microsoft, apreciado en segmentos profesionales sobre todo.

0A2A9855ret

Como propina, tenemos las gafas Gear VR con mando, que también mejoran su funcionalidad a la hora de consumir contenidos de realidad virtual con la tecnología (eso no cambia) de Oculus.

Galaxy S8 y S8+, dos propuestas que cumplen su objetivo

Tras este primer análisis y toma de contacto con los nuevos Galaxy S8 y S8+, hemos comprobado que se trata de propuestas capaces de competir muy bien en el segmento de la gama alta de terminales móviles.

Hay apartados como el de la cámara fotográfica “no dual” que no se entienden muy bien de no ser por razones de imposibilidad técnica como la falta de espacio físico en el interior del terminal para integrar otra cámara además de la principal. En la parte frontal ya lleva dos cámaras, necesarias para implementar el reconocimiento facial y la cámara frontal propiamente dicha. Y el grosor es de solo 8,1 mm sin que la cámara sobresalga por encima de la superficie. El sensor de huella también está en la zona donde debería estar la segunda cámara, lo cual no deja espacio para nada más.

galaxy-s8_performance_standatd_video

La pantalla AMOLED tiene matriz Pentile, lo cual significa que en usos que no sean multimedia, especialmente cuando tengamos fondos de pantalla blancos, observaremos un virado a verde más o menos apreciable dependiendo del ángulo de visión con el que miremos a la pantalla. Es una “marca de la casa” desde los primeros Galaxy y Note de Samsung, aunque a cambio se consigue una mejor experiencia visual al ver vídeos o fotos.

La seguridad es otro capítulo cuidado por Samsung, con Knox como solución para crear espacios seguros y virtualizar aplicaciones, incluyendo la experiencia de escritorio de DeX. Las comunicaciones tampoco fallan, con 802.11ac de alta velocidad para WiFi, módem Cat16 para comunicaciones 4G e incluso Bluetooth 5.0.

presentacion en londres

En conjunto, son terminales excelentes en su construcción, con una tecnología muy avanzada aunque sin ser revolucionaria y que se apoyan en un ecosistema muy atractivo de accesorios como los mencionados DeX y Gear 360, los auriculares AKG o los wearables del estilo de los smartwatches Gear S3.

Resumen de especificaciones

Para acabar, resumiremos las principales especificaciones de los Galaxy S8 y S8+. Partimos de la base de que solo se diferencian en tamaño y autonomía. El S8 tiene unas dimensiones de 148.9 x 68.1 x 8.0 mm y un peso de 155g con una pantalla WQHD+ de 5,8’’ mientras que el S8+ tiene unas dimensiones y peso de 159.5 x 73.4 x 8.1 mm y 173g con una pantalla también WQHD+ de 2.960 x 1.440 píxeles y 6,2’’ de diagonal.

La batería del S8 es de 3.000 mAh y la del S8+ de 3.500 mAh, y a partir de ahí el resto de especificaciones es el mismo para ambos. El sistema operativo es Nougat (Android 7.0) con una capa de personalización propia de Samsung. El procesador es de cuatro más cuatro núcleos desarrollado por Samsung, el Exynos 8895, junto con 4 GB de RAM y 64 GB para almacenamiento ampliables mediante tarjetas microSD.

Cómpralo online en El Corte Inglés: entrega en dos horas totalmente gratuita

Del 28 al 30 de abril, puedes comprar online tu nuevo Galaxy con entrega en dos horas totalmente gratuita. Además El Corte Inglés te ofrece financiación sin intereses par 24 meses, si lo compras del 29 de marzo al 12 de mayo. Una oportunidad única.

En Tecnología de Tú a Tú|11 trucos para exprimir tu nuevo Galaxy S8 y S8+

 

 


Etiquetas: , , , ,