samsung pay

Samsung acaba de anunciar su servicio de pago móvil Samsung Pay en España, convirtiéndose en el primer país europeo y cuarto país del mundo donde se puede activar este servicio, tras Corea del Sur, Estados Unidos y China.

Los sistemas de pago móvil en España llevan años siendo la eterna promesa incumplida para facilitar las transacciones financieras y prescindir del dinero en efectivo. Las operadoras de telecomunicaciones han empezado a mover ficha, como Vodafone con Wallet . Pero ni Apple Pay, Google Wallet o Samsung Pay habían llegado a nuestra geografía, hasta ahora.

¿Qué es Samsung Pay?

Cuando pensamos en pagar con el móvil, vienen a la cabeza infinidad de posibles escenarios. Pero los sistemas de pago móvil suelen estar enfocados a una modalidad de transacción muy concreta: la virtualización de las tarjetas de crédito y débito, especialmente ahora que los TPVs empiezan a usar tecnologías contactless como NFC, en las que no es necesario usar la banda magnética para realizar el pago.

Samsung Pay es la solución implementada por la firma coreana para permitir que la virtualización de las tarjetas de crédito que usemos habitualmente, como VISA, MasterCard o American Express, se realice de forma segura en nuestro terminal móvil. Otras plataformas de pago compatibles con Samsung Pay son China Union Pay y Alipay.

Su función principal es la de emular el funcionamiento de las tarjetas de crédito y débito en las transacciones que se realicen mediante un TPVs contactless, aunque también está preparado para emular, más adelante, tarjetas de fidelización.

Samsung-Pay-uso

 

Así de sencillo y de complicado. Sencillo, porque Samsung Pay funciona como una tarjeta de crédito o fidelización. Complicado, porque para que un smartphone esté en disposición de virtualizar el funcionamiento de una tarjeta de crédito es preciso que cumpla con unas medidas de seguridad muy exigentes.

¿Qué necesito para usar Samsung Pay?

Para hacer uso de Samsung Pay se necesita, en primer lugar, un terminal Samsung compatible: los Galaxy S7 y S7 edge, S6, S6 Edge, S6 Edge+ y el Galaxy A5 2016 son los que soportan Samsung Pay en este primer momento.

En segundo lugar, se necesita la app correspondiente, Samsung Pay, que estará preinstalada en los modelos compatibles de smartphones Samsung.

En tercer lugar, necesitamos que nuestro banco haya incluido Samsung Pay como método de pago válido para realizar transacciones. No todas las entidades necesariamente estarán interesadas en que sus clientes puedan “descargar” la tarjeta de crédito en sus móviles. De momento, los clientes de CaixaBank e ImaginBank son los primeros que pueden virtualizar su tarjeta de plástico en Samsung Pay. Próximamente serán los clientes de Abanca y Banco de Sabadell los que también puedan usar Samsung Pay en sus móviles Samsung como sistema de pago.

ezxsamsungpay0106web

En cuarto lugar, el establecimiento donde paguemos tendrá que tener un TPV de tipo contactless NFC para realizar el cobro.

Samsung Pay permite configurar y usar hasta 10 tarjetas de crédito sin coste alguno para el usuario. Además, este fabricante de terminales no recibe comisión alguna en las transacciones.

¿Cómo se “virtualiza” o descarga una tarjeta?

Para añadir una tarjeta de crédito o débito a Samsung Pay, lo único que tenemos que hacer es añadir los datos de la misma, ya sea mediante una simple foto que hagamos a nuestra tarjeta desde la aplicación, para que la procese el motor de reconocimiento óptico de caracteres (OCR), o directamente introduciendo los datos de la misma a mano.

Si la tarjeta es de un banco que haya adoptado Samsung Pay como método de pago, ya está. Tras recibir un mensaje de verificación por parte de nuestro banco, podremos usar nuestro móvil como si fuera una tarjeta de crédito.

¿Cómo y dónde puedo pagar con Samsung Pay?

El proceso de pago con Samsung Pay es sumamente intuitivo. Una vez que hayamos pedido la cuenta en el establecimiento donde queramos pagar y nos indiquen que acerquemos la tarjeta al TPV, sólo tendremos que desbloquear el terminal con nuestra huella dactilar.

Después, elegimos la tarjeta con la que queramos pagar y acercamos el smartphone al TPV para completar el proceso. Cogemos el recibo, o no, y ya está.

tpv

Podremos pagar en los establecimientos donde haya terminales TPV Contactless, sean del banco que sean. Y además, será posible pagar en todo el mundo.

Samsung cuenta con una página de preguntas y respuestas oficial donde también es posible consultar dudas sobre este servicio de pago móvil.

¿Es seguro Samsung Pay?

Hacer que un móvil  funcione como sistema de pago asociado a una cuenta bancaria es un riesgo que no es fácil que asuman las entidades bancarias involucradas en las transacciones financieras. Una brecha de seguridad puede hacer que millones de usuarios vean comprometidas sus finanzas y sus datos. Pero Samsung Pay, al igual que Apple Pay, Google Wallet o Vodafone Wallet, ofrece garantías para que sea extremadamente improbable que haya problemas con la seguridad.

La huella dactilar es la primera línea de defensa. Un PIN o una contraseña se pueden averiguar o robar, pero la biometría es personal e intransferible.

Por otro lado, los datos del usuario no se manejan directamente, sino a través de su tokenización. Es decir,  aunque se intercepten estos tokens, es imposible extraer información útil a partir de ellos únicamente.

samsung pay

En tercer lugar, está Samsung KNOX, una plataforma de seguridad que protege el terminal incluso antes de que se inicie el sistema operativo. De este modo, aún en el caso de que nos roben el móvil, nadie podrá hacer uso de nuestros sistemas de pago.

Además, Samsung Pay funciona incluso sin cobertura. Aunque sí se necesita intercambiar algún mensaje de confirmación, por lo que será preciso contar con la mínima para recibir un SMS.

¿Qué diferencia a Samsung Pay de otros sistemas de pago móvil?

En España, la mayor diferencia respecto a Apple Pay o Android Wallet es que está disponible ya. Los sistemas de pago móvil no son tan diferentes realmente desde un punto de vista funcional, y cumplen con una función muy concreta.

samsung pay pasois

Frente a Vodafone Wallet, la diferencia estriba en que, para poder usar este último, antes hay que ser cliente de Vodafone. Además, se necesita una SIM NFC especial, así como un terminal compatible. A cambio de este “plus” de complejidad, con Vodafone Wallet se pueden “virtualizar” tarjetas de un gran número de entidades bancarias.

Samsung Pay, por su parte, a día de hoy solo es compatible con terminales Samsung, pero no se necesita ningún tipo de contrato con terceras partes.

Las posibilidades de Samsung Pay

De momento, Samsung Pay ha arrancado de un modo modesto, pero tiene varios ases guardados en la manga para más adelante. Aparte de los acuerdos con más entidades bancarias, Samsung Pay es una plataforma preparada para virtualizar otro tipo de tarjetas, como las de fidelización o las de pago dependientes de terceras partes. El Corte Inglés es un ejemplo de ello.

merchjants

A través de Samsung Pay se podrán realizar promociones y ofertas personalizadas a la medida de cada usuario, gracias al diseño como plataforma más que como aplicación aislada. La conveniencia de la autenticación mediante huella dactilar da mucho juego de cara a facilitar el uso de este sistema de pago, y además ofrece una mayor seguridad que las tarjetas convencionales, por no hablar del ahorro de espacio que supone en la cartera.

También está por ver cómo se integrará Samsung Pay con los smartwatches de la familia Gear, donde también hay oportunidades interesantes a la vista de los que ya está haciendo Apple con su Watch en Estados Unidos.

Otros sistemas de pago también tienen virtudes notables, pero Samsung ha llegado primero que ningún otro, con el permiso de Vodafone Wallet, y eso le da cierta ventaja, por no hablar del elevado número de usuarios que poseen terminales Samsung.


Etiquetas: , , ,