IMG_8649_ret_1

No hemos dejado de hablar de 4G, cuando ya se empieza a pensar en 5G como la tecnología que va a revolucionar el mundo de las comunicaciones móviles. Y en general el de todo tipo de comunicaciones, porque las móviles serán las preferidas para conectar a las personas y a las cosas en el futuro cercano.

Para que 5G sea una realidad, todavía quedan algunos años. Para los primeros despliegues de infraestructura se habla de 2018, y se baraja la fecha de 2020 como el año en el que despegue a nivel comercial, pero hasta que alcance un número de usuarios tan elevado como el de 4G tendrán que transcurrir algunos años más.

¿Por qué 5G va a ser una revolución?

Las tecnologías de comunicaciones móviles que imperan en la actualidad, tanto 3G, como 3.5G, LTE, LTE-Advanced o 4G se diseñaron para satisfacer unas necesidades muy diferentes a las de hoy en día.

Dichas necesidades eran mucho más modestas que las de las tendencias de las que todo el mundo habla hoy en día, como el coche autónomo, la realidad virtual o el Internet de las Cosas. Para navegar en Internet, o para usar aplicaciones de mensajería y redes sociales, 3G y 4G son suficientes.

press01_autopilot

Por decirlo de algún modo, 3G y 4G están pensadas para conectar móviles, pero no para gestionar de un modo inteligente objetos y dispositivos de otro tipo. Además, aunque son redes veloces, no están diseñadas para reaccionar con rapidez.

Imagina que tu coche conectado depende de una conexión 3G – 4G para comunicarse con los sistemas de gestión de tráfico. Las redes 3G – 4G tienen un tiempo de reacción de unos 30 – 50 ms (milisegundos), pero para que se puedan controlar los vehículos de un modo autónomo, se precisan tiempos de reacción en las redes de comunicaciones de 1 ms.

robot cirujano 2

Imagina también que un cirujano pudiera operar remotamente desde un hospital en Madrid en una clínica en un pueblo de Asturias usando un robot-cirujano. Eso solo es posible si el tiempo que tarda la red de comunicaciones en enviar las órdenes del cirujano al robot se asemeja al tiempo que tardaría en una mesa de operaciones real. Y si la red es tan fiable y robusta como para que funcione sin problemas durante todo el tiempo que dure la intervención.

5g_joint_declaration_-_what_5g_is_about_2800px

5G es la tecnología que hará posible que estos ejemplos se conviertan en realidad, así como otros muchos que ni siquiera están inventados.

La Internet táctil

El ejemplo de la cirugía a distancia es muy representativo de lo que supondrá 5G. A esta futura red de comunicaciones, con un tiempo de respuesta similar al que tenemos en nuestro contacto cotidiano con el mundo que nos rodea se la ha bautizado como “la Internet táctil” (tactile Internet). En cierto modo, es un sinónimo para 5G.

Es fácil imaginarlo, pero a nivel de tecnología es muy complicado hacer que este tipo de aplicaciones sea posible. De hecho, con 3G y 4G es ciencia ficción. Y por mucho que se mejore 4G, es imposible superar las barreras impuestas en el momento de definir los estándares de esta tecnología.

El coche conectado, de verdad

La conducción autónoma está avanzando a un ritmo acelerado, pero la conectividad es el Talón de Aquiles para que pueda implementarse de manera generalizada en las carreteras. Para que un sistema autónomo funcione, precisa del conocimiento, en tiempo real, del contexto en el que se mueve el coche.

car-side

Con 5G, incluso será posible eliminar los semáforos de la ecuación del tráfico: los coches podrán adecuar la velocidad para hacer que al llegar a las intersecciones no haya colisiones. Además, se podrán ver, en tiempo real, los vídeos capturados por las cámaras de todos los vehículos que circulan por las carreteras, y a partir de sistemas expertos en la nube, detectar incidencias y adecuar el tráfico a las mismas.

Espectáculos virtuales e interactivos

Con 5G también será factible que cada espectador reciba en su móvil o en unas gafas de realidad virtual, la emisión en vivo desde cualquiera de las cámaras que estén grabando el evento, incluyendo las cámaras subjetivas de los jugadores. Y además sin retardo entre la acción en el campo y lo que estemos viendo en pantalla.

intel video aware network

Imagina, en otro orden de cosas, que puedes estar viendo una carrera de drones que tenga lugar en Tokio, y en un momento dado puedas tener la opción de controlar remotamente uno de esos drones desde tu casa, experimentando las mismas sensaciones que las que podrías tener estando a pie de pista.

Las aplicaciones de realidad virtual, en general, tendrán un mayor impacto en nuestras actividades de ocio. Con unas gafas VR conectadas mediante 5G podremos acceder a experiencias virtuales e interactivas con la sensación de “estar allí” literalmente.

IMG_8961_ret

Si el tiempo de respuesta es igual al que tendríamos en la realidad, y la calidad de lo que vemos y oímos es elevada, las experiencias serán menos virtuales si cabe, y más reales.

Velocidades de transferencia mayores que la fibra

Actualmente se está experimentando con velocidades de hasta 5 Gbps con tecnologías 5G (y aun mayores en condiciones ideales). Es decir, 5.000 Mbps. Si tenemos en cuenta que las redes de fibra actuales alcanzan 300 Mbps, puedes hacerte una idea de lo que supone 5G en cuanto a velocidad. Aproximadamente sería como poder bajarse un DVD completo en un segundo.

IMG_9046_ret

Además, no solo se trata de tener una velocidad súper alta, sino también que, en un mismo lugar, como un concierto o un espectáculo deportivo, se pueden tener velocidades de decenas de Mbps para todo el mundo y sin problemas de fiabilidad ni cortes.

Con 3G y 4G, este número de usuarios se limita a unos pocos centenares, lo cual hace que en lugares donde haya muchas personas conectadas al mismo tiempo las conexiones móviles funcionen de un modo errático y poco fiable.

Miles de millones de objetos conectados

3G y 4G están pensados, como veíamos antes, para proveer de conectividad a dispositivos como los smartphones. Pero no a sensores ni a pequeños objetos conectados del Internet de las Cosas. 3G y 4G, por ejemplo, “chupan” mucha batería. Lo cual es admisible en los teléfonos móviles, con baterías grandes de capacidades elevadas que cargamos cada día.

Pero los sensores del IoT (Internet de las Cosas) necesitan tener baterías que duren incluso años. Imagina tener que cambiar la batería de decenas de miles de sensores cada semana. Es totalmente irrealizable desde un punto de vista práctico.

5G está diseñada para que “las cosas” del Internet de las Cosas usen únicamente una fracción de la energía que se usa con 3G y 4G, y con una batería tengan autonomía para años de uso.
gear-s2_design_classic

Una vez que el Internet de las Cosas esté respaldado por 5G, aplicaciones como las del hogar conectado serán también adoptadas de un modo generalizado y natural. Y wearables tales como los relojes inteligentes o las pulseras cuantificadoras de actividad, también se beneficiarán de estas redes de próxima generación.

La era de los robots

Otro campo donde 5G tiene un gran potencial es en el de la fabricación industrial. Con una tecnología como esta, será posible controlar remotamente robots para la manufactura de bienes, o en sectores como la minería, la agricultura la energía o el Oil&Gas.

IMG_9027_ret

Imagina plantaciones gestionadas únicamente por robots, capaces de regar selectivamente únicamente en las zonas que se necesita, o hacer una recolección selectiva de las cosechas, optimizando el uso de fertilizantes, energía y agua.

O drones encargados de revisar el estado de infraestructuras tales como oleoductos, tendidos de cables submarinos, o tendidos eléctricos, capaces de cargarse solos y transmitiendo vídeo y datos en tiempo real al centro de control.

Si trasladamos la tecnología del coche autónomo a los robots en general, tenemos como resultado un campo de posibilidades muy amplio, donde tienen cabida desde los robots industriales hasta los robots cirujanos, pasando por los drones o incluso robots “cuidadores” para la asistencia social.

La clave radica en tener sistemas expertos (inteligentes) en la nube que sean capaces de manejar miles de robots de un modo centralizado. Realmente esta tecnología ya existe, pero lo que falla es la conectividad que la haga posible.

La seguridad en la era del 5G

Otro campo interesante para 5G es el de los servicios de emergencia y seguridad. Bomberos, policía, equipos de rescate o urgencias médicas podrán usar las redes 5G para coordinar todas sus acciones.

Actualmente se usan redes de comunicaciones propias para estos servicios, debido a la fragilidad y la vulnerabilidad de las redes 3G y 4G, aunque son redes tan lentas como fiables, pero 5G permitirá proveer de conectividad de alta velocidad a estos servicios con las máximas garantías.
Tetra

Imagina que, en un terremoto, los equipos de seguridad puedan ubicar en un mapa e instantáneamente, a todos los terminales móviles de los desaparecidos y conocer sus constantes vitales, para ir directamente a su ubicación en la “zona cero” y priorizar el rescate de los que estén en estado más grave.

Un súper ordenador en tu móvil

Por último, en este repaso por las posibilidades de la tecnología 5G, no podemos dejar de mencionar su capacidad para conectarnos con la nube. De hecho, el caso más general de uso de esta tecnología de comunicaciones es precisamente ese: permitir que los dispositivos se conecten con las plataformas en la nube mucho más rápidamente.

Imagina que desde tu móvil puedas, no solo ejecutar aplicaciones, sino también usar los recursos de súper computación en los servidores de Google, Microsoft o Amazon para, por ejemplo, traducir en tiempo real y sin esperas una conversación con una persona que no hable nuestro idioma.
IDI_018

Actualmente podemos usar aplicaciones como el Traductor de Google, o Skype de Microsoft para ello, pero solo de un modo parcial, con un tiempo de espera entre que enviamos el texto para traducir y recibimos la traducción, incompatible con mantener una conversación fluida. Pero con 5G será posible acercarse al modelo de la “Torre de Babel”

Infinitas posibilidades

Como puedes ver, 5G abre las puertas a muchos y nuevos servicios y aplicaciones. O al menos a la implementación ideal de servicios y aplicaciones que, a día de hoy ya funcionan, pero ven en la conectividad su cuello de botella.
5gppp Banner-01
Recuerda que no se trata únicamente de tener más velocidad, sino de tener un tiempo de respuesta menor (la Internet Táctil), una mayor fiabilidad y seguridad, un uso óptimo de la energía de los dispositivos conectados o una gestión correcta de la red cuando tenemos miles de dispositivos conectados al mismo tiempo y en un mismo lugar.

huawei hoja de ruta

Mientras tanto, 4G seguirá evolucionando hacia 4.5G, pero sus límites tecnológicos están muy por debajo de lo que ofrecerá 5G en sus comienzos allá por 2018. Es como tratar de mejorar un 600 lo más posible hasta que nos subamos a un deportivo. Por mucho que mejoremos el 600, siempre estaremos por debajo de lo que puede hacer un deportivo, incluso sin “tunear”.

Imagen | Infografía sobre 5G
Imagen | Coche autónomo de Google
Imagen | Intel, redes para vídeo
Imagen | Infografía del 5GPP


Etiquetas: , , , ,