Todos los teléfonos táctiles que rivalizan con el iPhone a día de hoy tienen el mismo inconveniente, su interfaz no se asemeja ni levemente a lo propuesto por Apple por la carencia de la tecnología "multitouch" que aumenta la sensibilidad y detección de movimientos con más de un dedo sobre la pantalla. Unos ha intentado compensar eso con sensores de presión sobre la pantalla (Blackberry) o la tecnología háptica de Samsung.

Pero la cruda realidad es que no han podido paliar el fuerte empuje de el iPhone y su interfaz táctil. LG trae a escena en el primer trimestre de 2009 un teléfono bastante sugerente. Para empezar se incorpora de serie la tecnología de pantalla multitáctil, los ya casi típicos 8 gigas de memoria, cámara de 5 megapixels (de excelente calidad si sigue la estela del LG Viewty), GPS, WiFi y posibilidad de expansión con tarjetas micro SD.

Características que se están convirtiendo en la base de la gama alta de todas las compañías de telefonía móvil (salvo por el "multitotuch" que se incluye en este modelo al igual que en el iPhone). Características que satisfarán a cualquier usuario novel y experimentado, aunque en principio la ausencia de sistema operativo puede asustar a aquellos que necesiten de aplicaciones extras o específicas.

Otra de las novedades que incluye de forma pionera es un chip de aceleración 3D, que de entrada se usa en el interfaz del menú y que seguramente sea utilizado en juegos y aplicaciones, aunque habrá que ver con que fórmula intentan equipararse al gran sistema de distribución que tiene su principal rival con la Apple Store.

La generosa pantalla WVGA de 800×480 permite una navegación web fluida y en conjunto con el procesador gráfico habrá que esperar para ver qué virguerías son capaces de crear con ese potencial. Para completar este apartado multimedia se añade radio FM y posibilidad nativa de reproducir videos en alta definición. Aún no se sabe precio oficial de salida pero se especula con unos 500-550€ libre de anclajes de operador.