El dinero de plástico no acabó con el de papel, pero es posible que los teléfonos móviles terminen con ambos. Si tienes un smartphone ya puedes hacer realizar compras con la misma naturalidad que utilizando dinero en efectivo o una tarjeta. Tan solo hay que prestar un poco de atención para evitar posibles riesgos.

Aunque seguras, hay que tener en cuenta que las compras con el móvil no dejan de ser como cualquier otra transacción. Es necesario preparar el teléfono móvil para proteger nuestras cuentas, pero esto es algo que suena mucho más complicado de lo que es en realidad. De hecho, configurar un smartphone para poder hacer pagos con él es mucho más fácil de lo que parece, como podrás comprobar a continuación.

Ventajas y beneficios de pagar con el móvil

Pagar con el teléfono móvil no tiene por qué ser algo engorroso. Al contrario, es incluso más rápido que con efectivo o dinero de plástico. Básicamente la mayor parte de las plataformas de pago móviles se conectan a nuestra cuenta corriente o utilizan los números de nuestras tarjetas de crédito, por lo que es como llevarlas siempre encima.

Sistemas como Samsung Pay, que adoptó El Corte Inglés recientemente, Android Pay y Apple Pay son compatibles con cualquier punto de venta NFC. Esto quiere decir que prácticamente se pueden utilizar en casi cualquier establecimiento que acepte pagos con tarjeta. Si puedes pagar con ella en una tienda, con casi total certeza también podrás hacerlo con el móvil.

telefono compras

El pago mediante móvil es además más seguro que con una tarjeta convencional. Es imposible que nos roben el número de tarjeta con un lector falso o que alguien pueda apropiarse fácilmente de su número y realizar operaciones a nuestro nombre, puesto que los pagos se desbloquean con contraseñas especiales. O incluso leyendo nuestra huella dactilar.

Básicamente, un simple teléfono móvil puede sustituir a la más gruesa de las carteras. Podemos guardar en él decenas de tarjetas de crédito y hacer con él transacciones grandes y pequeñas. Lo mismo puedes pagar unas rosquillas que comprar una tele nueva. Se acabó el tener que llevar algo de chatarra suelta para pagar el café del mediodía.

Además, un teléfono nunca se va a desprogramar como la banda magnética de una tarjeta. Y si lo perdemos, los ladrones podrán hacer poco sin nuestra contraseña privada o huella dactilar. Se trata de un método de pago eminentemente seguro y que nos acompañará a todas partes.

Instala siempre las aplicaciones oficiales

android pay
Primer consejo de la lista: no te fíes de ninguna aplicación de pagos que no conozcas. Si tu teléfono no viene de fábrica con una solución de pagos electrónicos instalada por el propio fabricante, bájatela desde su tienda oficial, ya sea la App Store de Apple o Google Play. Y de ningún otro lado. Nunca instales aplicaciones de fuentes desconocidas.

En estos momentos hay tres grandes plataformas de pagos en España: Apple Pay, Android Pay y Samsung Pay. A estos nombres se suman las aplicaciones móviles de varios bancos y sistemas alternativos como PayPal. Es importante comprobar el origen de las aplicaciones (asegúrate de que el nombre de la aplicación y el desarrollador es el correcto) para evitar sustos.

Incluso si suena obvio, es importante recordar que aplicaciones con nombres como “paga con tu Móvil $$$” rara vez son de fiar. Evítalas y cíñete a las oficiales.

Usa una contraseña segura en tu teléfono…

pago telefono

Todos los sistemas de pago para teléfonos móviles utilizan algún tipo de clave. Esta puede ser numérica, de texto o una mezcla de ambos. Lo importante es que sea segura. Para ello debemos evitar combinaciones que puedan ser fácilmente adivinadas como nuestro cumpleaños, el nombre de nuestra mascota o simples repeticiones de un mismo número (“000” es posiblemente una de las peores combinaciones más frecuentes).

Una buena contraseña incluye letras y números, en ocasiones mezclando mayúsculas y minúsculas. Pero también debe ser fácil de recordar. Una buena idea es tomar una palabra de uso poco habitual que tenga un significado especial para nosotros y sustituir alguna de sus letras por números de una grafía similar. O si no acepta letras, puede usar una fecha significativa difícil de adivinar por otra persona.

…o tu propio cuerpo

samsung pay

Los teléfonos móviles más modernos utilizan factores biométricos para identificar al usuario. Esto quiere decir que tu teléfono puede saber que eres tú quien intenta realizar una operación porque es capaz de reconocerte físicamente. Todas las principales plataformas de pago para móviles incorporan como mínimo soporte para lectores de huellas dactilares.

En el caso de Samsung Pay, teléfonos como el Galaxy S8 y el Galaxy Note 8 también ofrecen la posibilidad de escanear el iris del portador para identificarlo. Esta posibilidad también será añadida a Apple Pay de la mano del nuevo iPhone X. Recuerda que los sistemas de identificación por huella e iris también pueden requerir la introducción de un número PIN, por lo que se aplican los consejos relacionados con las contraseñas.

No repitas claves

tarjeta de credito

Esto puede parecer una broma, pero no lo es. Mucha gente utiliza contraseñas inseguras o tiene la mala costumbre de dejarlas apuntadas en papelitos. El resultado es que un ladrón solo necesita robar una clave para tener acceso a todo tipo de datos, incluyendo su cuenta de Google o Apple y su espacio en la nube. A partir de ahí solo tiene que tirar del sedal.

Como norma general no es nada recomendable repetir contraseñas. Por ejemplo, la contraseña de bloqueo del teléfono, el PIN de la tarjeta SIM de nuestro operador y el sistema de pagos pueden requerir una combinación de cuatro números. No la repitas. Aunque sea engorroso, trata de memorizar tres contraseñas distintas. Es mucho más fácil de lo que parece y te ayudará a mantener el teléfono seguro.

Paga siempre a través de redes seguras

red movil segura

Los sistemas de pago inalámbricos para teléfonos móviles son bastante seguros. La introducción de métodos de identificación por huella dactilar y otros factores biométricos, así como el cifrado de datos, hacen que sea muy difícil que puedan suceder situaciones comparables a las del robo de tarjetas de crédito. Pero no todas las transacciones son iguales.

Así como los pagos sin contacto realizados en terminales de punto de venta son eminentemente seguros, es recomendable no enviar información sensible a través de una conexión de Internet desconocida. Por ejemplo, si estamos enviando dinero comprando un artículo por Internet, debemos hacerlo usando la conexión de datos o una red Wi-Fi de la máxima confianza. De lo contrario es posible que alguien pueda interceptar las comunicaciones.

Como consejo de seguridad básico, no conviene realizar compras a través de Internet utilizando redes Wi-Fi abiertas como las de una cafetería. Ante la duda, lo mejor es desconectar la conectividad Wi-Fi durante la operación y utilizar exclusivamente la conexión de datos de nuestro operador. Si la conexión es doméstica, es interesante utilizar una contraseña especialmente dura en nuestro router para evitar que desconocidos puedan acceder a él.

En Tecnología de tú a tú| ¿Le sacas tanto partido a tu móvil como deberías? Nueve consejos para salir del nivel básico


Etiquetas: , , ,