Mientras nuestro país se debate en rencillas internas por el control de internet y esa gran amenaza que para algunos supone el compartir archivos mediante P2P (único eslavón exento de canon digital, por ahora), la tecnología que los grandes fabricantes implementan apuntan cada vez más hacia la consolidación de internet como un compendio gigante de nodos de compartición de archivos.

Opera Unite es la fórmula de este discreto desarrollador de software que intenta convertir de forma segura y nativa a nuestros ordenadores en una especia de servidores ftp, para mostrar los archivos al mundo y poder compartirlos. El proceso consistiría en convertir de forma virtual las ip del usuario en fijas, en caso de no serlo ya y mediante una pasarela de firewall para mantener una seguridad ante posibles usuaios indeseados.

El concepto es crear una red social en un sentido mucho más amplio, sin dependencias de servidores, de forma que el hecho de que el ordenador esté o no encendido será determinante en la interacción nuestra y con nosotros en ese entorno. Una red distribuida, donde cada nodo aporta su grano de arena al resultado final. Ahora mismo se encuentra en sus primeros pasos, viene de serie con la última versión del navegador Opera (v10) y tiene un sencillo tutorial de activación. En el entorno instalado se pueden activar servicios web, que vienen a ser aplicaciones que permiten mejorar la interactividad en la red, lo que da una idea de la posibilidad de una futura tienda de aplicaciones al estilo AppleStore.

Tanto Google Wave, como este Opera Unite son signos claros del giro de toda la informática hacia las aplicaciones online, donde la banda ancha haga cada vez más despreciables los soportes físicos estáticos. No queda muy lejos el día en que el sistema operativo arranque via internet, incluso. Porque a día de hoy queda minimizado el uso de un ordenador al margen de internet. El boom de las redes sociales empieza a calar en los grandes potenciadores de internet.


Etiquetas: