Con la llegada de las vacaciones somos muchos los que optamos por salir de viaje para disfrutar de unos días de descanso con la familia. Una escapada que, sin embargo, también pueden aprovechar los ladrones para entrar en nuestro domicilio. Por fortuna, el mercado ofrece un amplio abanico de dispositivos de vigilancia que no implican la contratación del clásico sistema de seguridad con alarmas y que son una revolución en el ámbito doméstico.

Nos estamos refiriendo a dispositivos como las cámaras indoor capaces de conectarse a nuestro teléfono móvil, electrodomésticos conectados, sensores, iluminación y otros tipos de tecnologías que, si bien antaño resultaba imposible para muchos bolsillos, en la actualidad se encuentra al alcance de prácticamente cualquiera de nosotros.

Así, el desarrollo tecnológico, la proliferación de este tipo de dispositivos y el abaratamiento de los mismos han resultado clave en su adquisición.  En esto, el Internet de las Cosas ha tenido mucho que ver. Estamos hablando de gadgets conectados, de sistemas capaces de funcionar de manera integrada y que podemos controlar a través de nuestros smartphones, aunque no nos encontremos presentes en nuestro domicilio. Porque aunque las casas inteligentes parecían cosa de ciencia ficción hace bien poco, se han convertido en una auténtica realidad que no hace más que mejorar.

Cámaras de vigilancia

Captura de pantalla 2017-04-07 a las 13.35.55

Empezaremos con las cámaras de vigilancia y con las posibilidades que ofrecen los diferentes modelos. Así, las encontramos más convencionales y pensadas para exteriores –más resistentes y adaptadas para aguantar los cambios climáticos– como las Bluestork, y otras de dimensiones más reducidas como las Nest, descritas en otros posts, que podemos monitorizar a distancia, que se integran con otros dispositivos inteligentes, etcétera. Las de interior, de diseño discreto también están en boga, ya que se adecuan bien a casi cualquier decoración.

En todo caso, la decisión de compra dependerá de nuestras necesidades. Por ejemplo, si queremos disuadir a los ladrones y vándalos, elegiremos una más grande, mientras que si deseamos que pase desapercibida nos decantaremos por una de dimensiones más reducidas.

Respecto a esta primera, la de Bluestork, se trata de una potente cámara con visión nocturna integrada de 20 metros de alcance. Captura las escenas en las que detecta movimiento y es resistente a las inclemencias del tiempo y a la lluvia. Podemos controlarla a distancia con la app de BlueView, compatible con PC, MAC, iOS, y Android. Es fácil de instalar, basta con unos cinco minutos.

nest

Para interiores nos quedamos con la de Nest, una pequeña y discreta cámara pensada para interiores en la que es posible ver imágenes en directo en alta definición desde nuestros dispositivos móviles. Lo mejor, sin embargo, es que también nos permite hablar y escuchar, pues cuenta con un micrófono y altavoz integrados, ideal para asustar a los ladrones (o en su defecto, gastarle una broma a nuestra mascota). Para el modo nocturno cuenta con 6 LEDs que iluminan la estancia.

Bombillas inteligentes

Tal y como comentamos en anteriores artículos, las bombillas inteligentes –además de permitirnos ahorrar en la factura de la luz– también pueden ayudarnos a confundir a los potenciales ladrones. ¿La razón? Que puedes programarlas para que se enciendan a determinadas horas, modificar la intensidad a tu gusto, controlarlas a distancia desde tu smartphone aunque no te encuentres presente e incluso conectarlas con otros dispositivos. Philips, BeeWi y WEMO cuentan con unas opciones interesantes.

Este kit de iluminación Philips, por ejemplo, te permitirá empezar a utilizar el sistema de Philips Hue. El paquete cuenta con tres bombillas casquillo E27 de 9W, un cable de alimentación y un puente de conexión a Internet. Un sistema compatible con la tecnología Apple HomeKit, muy sencillo de usar y al que podrás conectar hasta 50 bombillas distintas del color que quieras (hay 16). Maneja la luz desde el móvil, crea distintos ambientes y desconcierta a los posibles intrusos.

Electrodomésticos conectados

Llegados a este punto, no podíamos dejar de hablar de los electrodomésticos conectados. En la actualidad los diferentes gadgets de nuestra casa son capaces de funcionar de una manera integrada para adaptarse a nuestras necesidades. Lavadoras inteligentes, termostatos, frigoríficos y un largo etcétera, han sabido adaptarse gracias a fabricantes que comienzan a pensar en ecosistemas domésticos donde sus dispositivos interactúen.

Un caso destacable son los robots aspiradores, que aprovechan su autonomía y conectividad para ir más allá en sus funciones “naturales”. Un ejemplo es el robot aspirador LG Hombot VR9647PS que, además de limpiar, cuentan con su propio sistema de vigilancia integrado. En concreto, este modelo lo logra gracias a sus tres cámaras que nos permiten ver todo lo que ocurre en nuestra casa en tiempo real desde cualquier lugar y con la ayuda de nuestro móvil (dispone de su propia app). Cada uno de estos sensores, además, cuenta con su propia finalidad.

Por ejemplo, el que se encuentra en la parte superior escanea la superficie del techo y toma 30 imágenes por segundo, mientras que la de la parte inferior detecta las distancia y la frontal se encarga de captar imágenes panorámicas de todo lo que sucede. Precisamente es esta última la que se encuentra centrada en la vigilancia; también es la que guía a este gadget inteligente por las diferentes estancias de la casa. El robot tienen también un modo llamado Home Guard específico.

Sensores

Los sensores son igualmente útiles a la hora de vigilar nuestro hogar desde un punto de vista más amplio (nos estamos refiriendo a situaciones como un cortocircuito que puede poner en peligro nuestra casa, el habernos dejado el fuego encendido u otras situaciones que darían lugar a accidentes).

Los hay de muchas clases: de temperatura y movimiento, de contacto, de proximidad, de fugas de agua, inalámbricos, pensados para exteriores o interiores, e incluso otros que son capaces de integrarse con cámaras de vídeo y gadgets similares. Philips, ElGato, Beewi, y Panasonic son algunas de las marcas que apuestan por ellos, ofreciéndonos unas opciones muy variadas.

Captura de pantalla 2017-04-07 a las 9.32.56

Uno de los mejores es el sensor de movimiento inalámbrico ElGato Eve Motion, que puedes colocar en cualquier lugar y que cuenta con un diseño discreto que pasa desapercibido. Lo que hace es capturar las escenas automáticamente e integrarse con otros accesorios conectados.

Funciona con pilas y está preparado para el Apple HomeKit y resulta muy sencillo de configurar y de utilizar. Otras de sus características destacables tienen que ver con su campo de visión de 120 grados, y su capacidad de captar imágenes a una distancia de hasta 9 metros.

Captura de pantalla 2017-04-07 a las 13.57.21

Y si tenemos que escoger uno de temperatura y humedad nos decantamos por el de Beewi, que más allá del uso convencional, te permitirá conocer si la temperatura de tu casa aumenta exponencialmente cuando estás fuera, algo que puede ser fruto de un problema con la calefacción o similares. Su rango de acción se sitúa entre los 30 grados bajo cero y los 85, y tiene un alcance de 30 metros. Es posible controlarlo a través del móvil con la aplicación BeeWi Smart y puede integrarse con otros dispositivos de la firma.

Otros consejos

Al margen de los dispositivos referidos, también podemos convertir nuestro ordenador en una cámara de seguridad adicional mediante el uso de herramientas específicas, diseñadas para tal fin. Algo más limitado pero un complemento ideal que habitualmente se trata de detectores de movimiento y sistemas de alerta que encienden la webcam al detectar presencia.

Nos quedamos, por ejemplo, con Safe4Cam y IP Camara Viewer –que, además, pueden conectarse con otros gadgets como los indicados–, TinCam –que va tomando capturas de lo que va ocurriendo–, y Sighthound –que funciona de un modo muy parecido pero que convierte la interfaz en algo un poco más visual-.

Otros consejos relacionados con la tecnología y las vacaciones tienen que ver con lo que publicamos en Facebook y otras redes sociales. Evita publicar fotos de tu escapada inmediatamente, añadir localizaciones o comunicar a diestro y siniestro que estás a punto de salir. Resulta evidente, pero no siempre lo acabamos teniendo en cuenta, sobre todo si tenemos muchas ganas de marcharnos.

En Tecnología de tú a tú| Videovigilancia con gran angular: la cámara que ahora sí, todo lo ve