A pesar de que hace tan solo unos pocos años las casas inteligentes y conectadas se percibían como algo todavía muy lejano, lo cierto es que en la actualidad se han convertido en toda una realidad. La evolución del Internet of Things, el lanzamiento de nuevos dispositivos capaces de aprender de nuestras costumbres, la mejora de los electrodomésticos y un sinfín de novedades han tenido mucho que ver.

No obstante, no es necesario irse tan lejos si queremos hacer de nuestro hogar una Smart Home. De hecho, podemos empezar por algo tan sencillo como las bombillas. Un accesorio que ofrece posibilidades que van más allá de la mera iluminación. ¿Listo para conocerlas?

Qué son las bombillas inteligentes

Yellow idea bulb in middle of gray bulbs
Las bombillas inteligentes son, como su propio nombre indica, unos focos con los que podemos interaccionar gracias a sus conexiones inalámbricas. En concreto, se conectan a la WiFi de nuestra casa; algo que nos ofrece la posibilidad de manejarlas a distancia, controlando desde su encendido y apagado hasta otros aspectos como la intensidad, el color de la luz que emiten, etcétera.

Todo a través de su app oficial o integrándose con otros sistemas de gestión inteligente del hogar como el Apple Home Kit –compatible con termostatos y otros dispositivos smart-. Unas características que ofrecen sus propias ventajas y que les permiten adaptarse a nuestras necesidades.

Además, se trata de LEDs de bajo consumo, cuyo gasto energético suele situarse entre los 6 los 9W, lo que vendrían a ser unos 40 y 60W de una bombilla tradicional-. Y, a pesar de ser más caras a priori, cuentan con una “esperanza de vida” muy superior de manera que acaban resultando muy rentables. Asimismo, permiten ahorrar en la factura eléctrica y conocer al detalle el uso que les hemos dado.

Más allá de la iluminación: cómo sacarles partido

philips1
Dicho lo cual, sus aplicaciones son múltiples y muy variadas. Por ejemplo, podemos utilizarlas para despertarnos de forma más sana y suave. ¿Cómo? Programándolas para que se enciendan en lugar de la alarma y para que vayan incrementando la intensidad de la luz de forma progresiva, en una suerte de amanecer digital.

La posibilidad de encenderlas a determinadas horas también puede aportar un extra de seguridad, pues se trata de una manera muy eficaz de evitar que los delincuentes conozcan nuestros horarios con exactitud. Por supuesto, no podemos dejar de mencionar el confort que aportan, pues gracias a ellas es posible escoger entre diferentes ambientes, crear un entorno personalizado y similares.

Dónde colocarlas

philips go
Llegados a este punto cabe preguntarse dónde colocar estas bombillas inteligentes. Una decisión que dependerá directamente de algunos de lo usos referidos en el punto anterior y del valor que le queramos dar a cada estancia. Aquí, además, deberíamos plantearnos una serie de cuestiones como el tiempo que pasamos en la habitación, quién lo hace, y qué actividades se realizan habitualmente en ella.

Esto tiene que ver con las necesidades lumínicas que, evidentemente, no serán las mismas para leer, cocinar o ver la televisión. Otro aspecto que habremos de considerar es si la estancia puede verse desde la calle, es decir, si cuenta con una ventana que puede informar a los potenciales ladrones si nos encontramos dentro del domicilio. Algo muy útil desde el punto de vista de la seguridad y que nos permitirá simularlo para desconcertarles.

Philips Hue

Lo más recomendable a la hora de introducirte en el mundillo de las bombillas conectadas y si careces de cualquier elemento de automatización en casa, será elegir un kit de inicio, que habitualmente incluyen un hub y un par de bombillas. Los de Philips Hue son una buena opción, aunque aquí deberás fijarte en si los modelos integrados nos dejan cambiar de color o no.

Algo que se encuentra directamente relacionado con el precio, pues no deja de tratarse de una funcionalidad añadida que, en opinión de una humilde servidora, merece la pena. Unas bombillas inteligentes compatibles con el HomeKit de Apple; algo que nos permite controlarlas por voz y recibir la asistencia de Siri. Ahora bien, debes saber que necesitan un hub o puente para funcionar, que permite la gestión simultánea de más de 50 bombillas distintas.

philips

Por otra parte, cabe comentar que ofrecen ciertas ventajas respecto a sus competidoras. Es el caso de su sincronización con el sistema Ambilight de los televisores de la firma; un sistema de iluminación que hace que la parte trasera de la TV se ilumine acorde con lo que está apareciendo en la pantalla y que crea un efecto muy interesante.

Otra de las ventajas de decantarte por las Hue es que Philips cuenta con soluciones enfocadas a la decoración, es decir, con pequeñas lámparas pensadas para crear ambiente. Es el caso de las Hue Go, que disponen de su propia batería y cuyas funciones pueden ser activadas con solo tocarlas (solo algunas). La tira LED de colores es otra alternativa.

Belkin WEMO Smart

wemoLigeras, las bombillas Belkin WEMO Smart únicamente se encuentran disponibles en color blanco. Sin embargo, resultan también más económicas y aportan una luz cálida y agradable. Puedes gestionarlas de forma individual o colectiva, programarlas, controlarlas a distancia, establecer programaciones, etcétera.

Es posible acceder a ellas desde cualquier lugar usando tu WiFi doméstica, una conexión móvil a la red y el WEMO Link. La intensidad es otro punto tienes la opción de modificar a través de la app gratuita. Su instalación, además, es sencilla: basta con conectar el citado WEMO Link a una toma eléctrica y descargar la aplicación. Respecto a la iluminación en sí misma y consumo, emiten una luz brillante muy cálida, parecida a la de las bombillas incandescentes de 60 vatios. Su gasto energético es de 10 vatios.

BeeWi

Otras de las bombillas más competitivas –por funcionalidades y precio- son las de BeeWi, un modelo compatible con iOS, Android y Windows Phone que cuenta con una pasarela específica –la BeeWi Smartpad– para que podamos controlar la iluminación desde cualquier lugar, siempre y cuando tengamos conexión a Internet.

En concreto, tenemos la opción de alterar la intensidad, el color (la gama es muy amplia, por no hablar de los 16 millones de tonalidades que son capaces de proyectar), y de programar encendidos y apagados automatizados.

Unos focos LED que ofrecen más de 15 mil horas de luz y que se comercializan en varios formatos (casquillos de distintos tamaños). Contemplan dos modos de conexión: WiFi-Internet y Bluetooth, este último para cuando te mueves cerca de ellas.

Imágenes | iStock: NicoElNino, y PashaIgnatov

En tecnología de tú a tú | ¿Es posible un servicio de vigilancia en tu móvil? Así es la cámara que te alerta e incluso te permite oír y hablar


Etiquetas: